Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Sáb Oct 29, 2016 3:14 am.
Últimos temas
» Shadow City (Nuevo) {Elite}
Jue Jun 06, 2013 1:42 am por Invitado

» End of Silence [Cambio de Link y botón]
Mar Jun 04, 2013 12:05 am por Invitado

» Bishoujo | Foro para chicas [Normal]
Mar Mayo 07, 2013 4:40 am por Invitado

» Corazón de Melón [Confirmación]
Dom Abr 14, 2013 10:31 am por Invitado

» Wonderful Nightmare [Élite]
Vie Abr 12, 2013 8:41 pm por Invitado

» Criminal Project (elite)
Jue Abr 11, 2013 4:10 am por Shinya Kougami

» Midnight Circus {Afiliación Élite}
Miér Abr 10, 2013 6:40 pm por Shinya Kougami

» Patrulla [DaUn]
Miér Abr 10, 2013 6:27 pm por Invitado

» Registro de Nombre y Apellido
Mar Abr 09, 2013 9:29 pm por Shinya Kougami


Kunizuka Yayoi ID;

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kunizuka Yayoi ID;

Mensaje por Invitado el Vie Mar 29, 2013 3:14 am


Yayoi Kunizuka

Apodo: -
Nombre y Apellido:
Yayoi Kunizuka; 「六合塚 弥生」.
Edad: 21-22 años.
Posición económica:
Clase Media.
Empleo:
Ejecutora en Oficina de Seguridad Pública.
Psycho-Pass: Entre 200 y 300.
O. Sexual: Bisexual.
Nacionalidad: Japonesa.

Descripción psicológica



Raindrops on roses and girls in white dresses
It's sleeping with roaches and taking best guesses
At the shade of the sheets and before all the stains
And a few more of your least favorite things

La calma. Yayoi es el silencio, la seriedad, la mente fría de la cual probablemente no se logren sacar más que unas cuantas meras palabras que no serán sino las justas y necesarias que tenga que decir o, si es que siente algo de voluntad ante ello, expresar. Una persona de cerrazón marcada y poco elocuente cuyo único objetivo o afán es simplemente dedicarse a lo que debe hacer y llevarlo a cabo lo más pronto posible. Responsable, ordenada, correcta ante las diversas circunstancias que enfrenta y ávida procuradora de sus voquibles, tan así que podemos afirmar con seguridad de que nulas serían las ocasiones en que llegue a departir alguna imprudencia o desacato. Es el perro arisco y a la vez laborioso del grupo: El que no busca un lazo con los camaradas o un gusto en el quehacer, sino simplemente acatar lo que le dicta el superior y entonces, volver a su rincón.

Su rincón, el rincón donde se plagan las mínimas aficiones que aún conserva, leve, pero conserva al fin y al cabo, las lecturas que, de tan lejana de sí misma que se siente, la distraen de esa mentalidad propia que peca de insípida, de retorcida porque así es como le juzga el estatuto mayor, independiente de la certeza de este o de cuanto realmente le conozca. Esos ratos en donde se revuelca con otro cuerpo igual al de ella, intentando contagiarse de un calor que no le llega ni derrite al iceberg que le congela en el desierto gélido, explayado como día de invierno en el interior, infructuosamente tratando y tratando de conectar un corazón incapaz de volver a vibrar al son de algún otro por más que le besen, le abracen, le alaguen, le amen.

El oficio y entonces las lecturas, reflexiones que no llevan a ningún lado, lujurias y placeres mórbidos son todo lo que resumen la continuidad de sus estados. Solamente algo más que hacer, una rutina que se repite día a día sin acabar.

Una vida plana, un mundo plano. Nunca cambian.

¿Qué más?
Ah... Inalterable.

Ponme en claro una cosa curioso lector, ¿Te asquea ver una escena tan cruenta y banal mientras comes gustosamente unos fideos a tal punto de que las entrañas te producen el repulsivo deseo de vomitar? Permíteme reír mi buen amigo, burlarme de ti y de tu estómago de niño. Porque, podrían llover vísceras del cielo y probablemente ella continuaría tragando como si fuera lo más normal del mundo, como si las tripas descendiendo y llenando de un maloliente y asqueante hedor los suelos mientras le bañan y tiñen de rojo terracota fueran un escenario de todos los días, algo tan normal y esencial como respirar. Es más: Fuentes afirman que lo apasionante y violento es lo que realmente enciende su fuero.

Ello, quizás, remarque esa insensibilidad que ha desarrollado.

...

Reservada. El interior de ella es probablemente un misterio indescifrable, una clave que no puede ser decodificada similar a una caja de Pandora con demasiadas extravagancias que guarda simplemente para sí misma y para nadie más. Porque ella es solo para ella. Probablemente no le sea difícil entablar una relación estable y de oficio para con sus congéneres, guiándoles sin desidia o tedio cuando necesiten de su asistencia, o manteniendo una pequeña y amena charla amena con estos. Puede ser afanosa, dispuesta y franca, pero no le pidas que sea “Extrovertida”. Ser un libro abierto no es precisamente su punto fuerte. En su lugar, podría destacarse como su más grande falla, el punto de su propio quiebre.

Sincera y directa sin embargo, del tipo de persona que si tiene algo que decir respecto a hechos o actitudes no se irá con tapujos ni rodeos, solo va y lo dice. Ir derecho al grano probablemente sea una de sus cualidades más destacadas, aunque no podríamos inferir en que tan buenas o malas sean las locuciones que utiliza para señalar sus puntos de vista a los demás. Quizás –Y no hay duda que en instantes pudo haberse dado– hiera algunas sensibilidades con su dureza recalcada en la inflexible temple que porta el gesto cuando se expone y siquiera cuenta ha dado de ello. Es más, talvez ni siquiera le importa, porque así de frívola puede ser. Oh, pero también puede ser afable, no te confundas. No es realmente una mala persona, ni despiadada ni sádica, solo es fría, sí, fría, pero ese témpano puede trastabillar en ciertos casos. Puede abrazarte, puede intentar consolarte, inclusive animarte, pero solo si eres alguien que ruega por protección y debilidad, como un niño pequeño. Los que se le igualan lejos estarían de sentir dicha faceta suya. Quizás, es comprensiva en cierto sentido ante el dolor de quienes lo resienten con más fuerza como los inocentes civiles más que quienes se acostumbran a ver sujetos destripados y con extremidades menos cada maldito día del año.

Posiblemente alguien jamás hubiese dudado de ella y habría sido una persona de futuro excepcional si es que no fuese por culpa del Sistema Sybil, quién le condenó a un perpetuo encierro y, eventualmente, a vivir el resto que le queda de su vida sometida como un perro de caza que no hace más que rastrear a los de su misma clase para luego volver sin más al enclaustramiento de las cuatro paredes, donde su libertad queda condenada y en manos de quién le vigila o supervisa. Como una criminal.

Como si fuera una demente, como si estuviese loca.
¿Y su equivocación?

En el fondo –En el pasado– tenía muchas dudas. Fue salvada de ellas, pero esa salvación le significó una obsesión que le hizo decaer en el abismo en donde la degradó Sybil. Quizás el sentir de afecto, de amor, de apego fue su mayor error. Se equivocó en la forma, y le costó. Le costó la liberalidad y los derechos que merece cualquier ser humano, porque para la perspectiva general ahora es todo menos una parte de ellos.

Solo, solo esto.

Un individuo más de ese mundo gris en donde la sociedad se mueve bajo las restricciones de un sistema abstracto y prejuicioso por el cual perdió sus emociones propias y se hizo insensible ante las morbosidades y anomalías. Eventualmente sea del tipo de personas que no tienen siquiera un sentido para sí mismas, porque inclusive lo que fue su sentido le ha abandonado. Su música, su afecto, el todo por el nada. Siquiera hay intereses de por medio, como si la mitad de su interior se vaciara constantemente a medida que pasa el tiempo. Simplemente está ahí, de pie, limpiando las banalidades de ese todo para dejar nada más que un mundo perfecto y “hermoso” que otros puedan de disfrutar. Ella, ya no goza de dicha equidad.

Eso es, al igual que quienes le acompañan.

Una niña perdida en un mundo más lleno de locos que dicen estar cuerdos.


Descripción física


Yayoi es una mujer, valga la redundancia, atractiva y poseedora de un aura que hace que no puedas evitar sentir como una gravedad alrededor suyo cuando te pones cerca. Claro que sí, porque además de tener un rostro agraciado producto de los rasgos finos y bien resaltados con los que fue dotada, posee también un cuerpo escultural, de curvas marcadas y proporciones generosas. Alta, probablemente cerca de medir 1.70 centímetros, y, lo creas o no, en su estatura incluso llega a pasar a muchos de sus contrapartes masculinos. Posee un busto bien conferido pero no al punto de ser enorme, así como una cintura pequeña y caderas ensanchadas sin llegar a ser grotescas. Los brazos largos y los muslos firmes y bien torneados cabe recalcar. Es esbelta y de hecho se sabe cuidar y mantener en forma, ya que, por si no fuera de hecho deducible a la vista, su trabajo requiere el uso de fuerza física, lo que le obliga a estar en un nivel considerable de resistencia y clara fortaleza. Aunque no suele utilizarlo mucho, pues su trabajo se concentra un poco más en la oficina, lo que no significa que no sea participe de las intervenciones e investigaciones respecto a los casos que van aconteciendo en la ciudad.

El rostro debe ser probablemente lo que más resalte en ella, porque aquel gesto misterioso que expresa con el brillo de su mirada y las muecas de sus labios dan a entrever el misterio que encierra en ella. Orbes azuladas y labios carnosos que ornamenta con un poco de labial claro y no demasiado exagerado, pómulos delicados y piel nívea forman la totalidad de ese frívolo semblante.

Pestañas alargadas y finas, así como unas cejas bien arqueadas y delineadas. Sus expresiones más comunes son la seriedad y el desconcierto, lejos estarás de ver, por más que lo intentes, una sonrisa sincera adornándole la cara. La mayoría de vez en cuando le comenta que ha de verse mucho más hermosa y brillante si es que sonriera, mas simplemente no se siente con el deseo de regalarle ello a nadie. Es más, la mirada glacial que habita en sus pupilas es lo poco y nada que puede dar.

Un lacio y largo cabello oscuro cae en picada por su espalda siempre sujeto por una cola de caballo firme y delgada, así como luce un flequillo recto sobre su frente que resalta aún más sus rasgos y le complementan en todo ese juego de atractivo que posee.
Las ropas han de ser lo más común, simplemente vistiéndose con el traje que utiliza en la agencia. Se desconoce que atavío ha de usar en su tiempo libre. Generalmente se arregla de forma muy sutil, como ya habíamos comentado anteriormente, remarcando sus labios con un poco de labial y así dándoles más color, pintando sus uñas o utilizando un ornamento sencillo como aretes de perlas.


Historia



All we are, all we are
Is bullets i mean this
As lead rains, will pass on through our phantoms
Forever, forever

Cuéntame, ¿Qué ha llevado a una persona como tú a aparecer por este sitio tan apartado y lúgubre de la central cuya existencia se encuentra fuera del conocimiento de la mayoría?

Oh, comprendo, comprendo, tienes mucha curiosidad.

No es algo malo. La curiosidad lleva al mundo y promueve objetivos. Sin la curiosidad, los grandes avances no existirían. Todo empieza por medio de personas curiosas. Te pongo un ejemplo mi querido visitante. Si Newton no hubiese sentido curiosidad al sentir y ver aquella manzana dar contra su cabeza en aquella tarde fresca de verano, posiblemente nunca hubiese creado la Teoría de la gravedad. Al mismo tiempo, Einstein no hubiese descubierto la separación del núcleo atómico que puede llevar a la creación de la bomba atómica si no hubiese sido curioso y tenaz por seguir y seguir intentándolo. Solo que, no supo que crearía la más destructiva arma de la humanidad, que llevaría a centenares de inocentes a la muerte, mas veámoslo como detalles que trae la curiosidad inocente, la de quién no sabe que puede desencadenar más adelante con ella.

Sí, al final, cosas tan simples como esas nos pueden llevar a hacer grandes y excepcionales descubrimientos, ¿No lo crees? Pero, contrastando ambos ejemplos, la curiosidad puede ser buena o mala. Puede llevarte a hacer cosas grandiosas, pero también destructivas. Puede significar el inicio de algo positivo, o algo en lo que quizás no deberías seguir indagando o podrías armar la grande.

Pero como sea, me estoy desviando del tema. Dado que llegaste hasta aquí, no puedo simplemente dejarte con las ansias de saber y la decepción de salir sin nada de aquí.

Déjame contarte una historia.

Una historia de ilusión, de euforia, pero con un desenlace frustrante.

La historia de cierta chica, permíteme contártela, pero no le digas que te la he dicho. Probablemente, nunca me lo perdone.
Porque es una historia que termina mal. Horriblemente mal.

Érase una vez, una joven miembro de una banda autorizada de música que sentía demasiadas inseguridades. ¿Por qué te has de preguntar? Ella era hermosa, talentosa y, lo más importante para el contexto que vivimos, estaba sana. Sé que sabes a que me refiero cuando digo sana. Entonces, teniendo todo ello, ¿Qué conllevaba a esas inseguridades? Ella nunca lo dijo con claridad, pero su música era su todo en esos momentos. Por ello, ante cualquier indicio de peligro que podía significar un impedimento de realizar su arte, enseguida se asustaba, temía, y entonces todo en su mente empezaba a tornarse confuso. Era una atrocidad. Si ella continuaba así, no podría dedicarse como se debía a aquello que tanto amaba.

Pero la salvaron a tiempo.
No. ¿Salvarla? Dígamos que solo fue el inicio de huracán en el cual se transformaría su vida. A veces me pregunto, ¿Habría sido mejor para ella continuar tal como estaba -confundida, insegura- o conocer a aquella otra chica era lo ideal pese a que de ahí en adelante se desencadenaría todo lo que arruinaría su vida? No lo sé, no lo sé.

Ella se llamaba Rina. Vocalista de un banda ilegal, y por ende, según las malas lenguas, una pésima junta. Pero a ella le encantaba. Le sonrío, le tendió una mano, y compartían las mismas pasiones y se liberaban en el escenario, ella le ayudó a liberarse. De un momento a otro se transformó también en su razón, en su felicidad. Eran Rina y la música. Esa amistad –Quizás para ella algo más- fue tan significativa que, deduzco, fue el inicio de todo el problema. Sí, porque su mente su nubló, se distorsionó, y entonces la criminalidad que poseía subió a niveles alarmantes, dicho sea el punto, debido a que su querida amiga se involucraba a sí misma y a ella en actividades que iban en contra del Sistema, empezando primordialmente por la prohibición que tenía este para tocar.

Ella era la luz, porque podía cantar y tocar cuanto quisiera, sin impedimentos. Rina, no. Ella estaba en la parte negra, en las tinieblas, tocando en contra de lo que aborrecía, y arrastrándola a ella de paso, minimizando el brillo que tenía al punto de dejarla más opaca que sí misma.

¿Qué ocurrió?

La niebla de su mente se elevó demasiado, a tal grado que debió ser encerrada e internada. Allí, vivió como una criminal, como una demente más de todo el grupo de desequilibrados que ahí juntaban. Sin nada que hacer, recostada, observada, teniendo que escuchar las voces irritantes de quienes intentaban calmarla y la medicaban.

Solo quería salir. Quería su música. Quería su vida de vuelta.

Pero la vida le dio otra oportunidad, mínima, mas era una oportunidad al fin y al cabo. Simplemente para salir del encierro blanquecino y estresante, más no de recobrar su libertad. Porque, tanto fue el gris que desarrolló, que su salvación se volvió improbable.

Y tenía solo dos opciones.
Pasarla de por vida en esa terapia molesta e inhumana como si fuese una desquiciada, o unirse a los Ejecutores de la Agencia de Seguridad Pública. ¿Pero la música? ¿Pero Rina?

No. Ni la música ni Rina podían continuar en su vida desde ahí.

Sin embargo, no fue capaz de aceptarlo. Decidió ir por su amiga, convencerla de dejar sus actos, y así asegurar nuevamente ese tiempo tan preciado juntas. Quizás fue egoísta de su parte. Quizás la quería solo para ella. No lo sabía.

Pero todo terminó mal. Porque las palabras no sirvieron, porque los intentos no sirvieron. Porque las personas se aferran a sus ideales con fiereza y son incapaces de dejarlo, porque como ella, Rina era egoísta. ¿Como acabó? Con ella apuntando a la persona que más le importaba y le ofrecía irse con ella para solo seguir enegreciendo su mente, y un disparo que jamás salió del arma que le dieron. Una mirada frívola y despectiva, y un adiós que nunca se concretó en palabras, sino en actitudes. Nunca más vio a Rina.

Y ella, se transformó en una Ejecutora.

Perdió más de lo que ganó.
En realidad, ¿Qué ganó? Nada. Solo salir de esa habitación blanca llena de voces perturbadoras a su alrededor intentando calmarla sin siquiera saber que sus palabras le provocaban más náuseas que lo que por su misma mente mermaba.

Perdió todo. Perdió su humanidad, porque ya no había libertad, porque no sería una persona para la sociedad desde ahora. Era un perro de caza. Perdió su música, perdió a Rina, perdió lo que quería. Perdió entonces su sentido. Perdió sus emociones.
Lo único que le queda es esa arma llamada Dominator, que, a diferencia de la primera vez, ahora se abre y activa el gatillo cuando quiere disparar.

No va a cometer el mismo error otra vez. Esta vez, disparará y no lo va a dudar.
No pudo detener a Rina. Pero puede detener a los que quedan, y quizás, algún día, llegue a ella.

Y entonces, probablemente, también le tendrá que disparar.

Like scarecrows that fuel this flame we're burning
Forever, and ever
Know how much i want to show you you're the only one
Like a bed of roses there's a dozen reasons in this gun
And as we're falling down, and in this pool of blood.

By Walkyria for SC


"What color is your Psycho-Pass?"


Última edición por Kunizuka Yayoi el Vie Mar 29, 2013 6:09 am, editado 2 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Kunizuka Yayoi ID;

Mensaje por Invitado el Vie Mar 29, 2013 3:36 am


Ficha aceptada

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.