Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Sáb Oct 29, 2016 3:14 am.
Últimos temas
» Shadow City (Nuevo) {Elite}
Jue Jun 06, 2013 1:42 am por Invitado

» End of Silence [Cambio de Link y botón]
Mar Jun 04, 2013 12:05 am por Invitado

» Bishoujo | Foro para chicas [Normal]
Mar Mayo 07, 2013 4:40 am por Invitado

» Corazón de Melón [Confirmación]
Dom Abr 14, 2013 10:31 am por Invitado

» Wonderful Nightmare [Élite]
Vie Abr 12, 2013 8:41 pm por Invitado

» Criminal Project (elite)
Jue Abr 11, 2013 4:10 am por Shinya Kougami

» Midnight Circus {Afiliación Élite}
Miér Abr 10, 2013 6:40 pm por Shinya Kougami

» Patrulla [DaUn]
Miér Abr 10, 2013 6:27 pm por Invitado

» Registro de Nombre y Apellido
Mar Abr 09, 2013 9:29 pm por Shinya Kougami


Rai & Vlad Strauss

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rai & Vlad Strauss

Mensaje por Invitado el Jue Mar 28, 2013 4:55 am


Rai & Vlad Strauss

Apodo:
Rally / Vlady
Nombre y Apellido:
Rai & Vlad Strauss
Edad:
25 años
Posición económica:
Clase Media

Empleo:
Oficina de seguridad Publica - Ejecutores
Psycho-Pass:
Entre 200 & 300 {Ambos}
O. Sexual:
Pansexual -Seme-
Nacionalidad:
Alemania

Descripción psicológica

Rai: Al principió es normalmente serio y callado, no suele ser muy hablador, puesto que no entiende por que tiene que serlo, es orgulloso y a ratos puede llegar a ser un tanto arrogante, es alguien de un temperamento fuerte, algunas veces es algo difícil de controlar. Es alguien responsable con lo que tiene, tanto con sus trabajos como con su hermano -alguien tiene que cuidar a su hermano pequeño ¿No?, además de que es caballeroso, solo por ser gentil con los demás y por educación. Suele ser bastante cerrado reservado odia que los que se meten en sus asuntos, tratando de entrar en su intimidad, llenando su privacidad, recela mucho sus pensamientos y emociones, no desea que nadie sepa como es realmente. Gusta del peligro, las emociones fuertes le fascinan. Es alguien que siempre obtiene lo que quiere, no importa como, pero siempre lo obtiene, solo para el y muy rara vez, pelea algo que sea para su hermano -aunque es muy rara la vez- algunas veces llega a odiar cuando las cosas se dan con demasiada facilidad, puesto que el gusta de luchar y esmerarse lo que le gusta... Si quiere algo lo pedirá, si se le niega más lo querrá. Por lo general mira hacia abajo a los demás, puesto que es su forma de hacer que otros lleguen apreciarse más, y cuando estos lo logran logran que el les mire como iguales. No sede ante nada fácilmente y no recibe órdenes de nadie si alguien le dice que hacer, le manda una mirada envenenada y si no entiende la advertencia, se volverá alguien realmente agresivo. Su paciencia suele ser como el de la gente norma, no como el anormal de su hermano -apodo cariñoso que le puso a Vlad- que el aunque le digan de lo que se va a morir, sigue sonriendo, el es más "normal" su paciencia en si es reducida, cuando su paciencia se acaba, termina gritando, lanzando golpes o simplemente comportándose de forma infantil -en el peor de los casos según el- y solo su hermano con su maldita y bendita paciencia puede detenerlo, puesto que se vuelve más agresivo de lo normal. Tiene un lado más "tierno" aunque nadie -bueno tal vez pocas personas y contadas- han visto, suele ser amable y compasivo -si es que se toca el corazón- muy celoso y posesivo y no duda en demostrarlo. Gusta del peligro, las emociones fuertes le fascinan. Puede llegar a ser una persona un tanto sádica, gusta de ver el dolor, disfruta de ver la sangre y escuchar sus suplicas, pero sobretodo le gusta la mirada de miedo y terror que estos pueden llegar a tener cuando miran su final cerca, el siente una gran adrenalina y disfruta de hacer sufrir aquellos que tiene que eliminar, no es alguien que se tienta el corazón, si es una mujer, un anciano o un niño, si tiene que ser eliminado, lo ara sin importar el costo, aunque claro, el gusta de jugar con las emociones y miedos ajenos antes de poder asesinar y disfrutar del color rojo, el tiene una sed insaciable de ver a las personas sufrir.

Vlad: Tiene dos tipos de personalidades, no es bipolar, si no que desconfiado... Es responsable, en todo sentido de la palabra, humilde que siempre tiene un porte elegante y serió, manteniéndose al margen de todo y casi nunca entrometiéndose en asuntos que no le importan, es bastante observador y algunas veces puede descubrir algunas cosas con tan solo observar a la persona, es caballeroso, solo por ser gentil con los demás y por educación. Es normalmente serio y callado, alguien que llega a tener un fuerte temperamento, algunas veces le es algo difícil de controlar. Es alguien que siempre obtiene lo que quiere, no importa como, pero siempre lo obtiene, ya sea para el o aquella persona que crea que merece lo que pide, pero algunas veces llega a odiar cuando las cosas se dan con demasiada facilidad, puesto que el gusta de luchar y esmerarse lo que le gusta. Puede llegar a ser bastante impulsivo, haciendo que tanto sus ojos como acciones se vean más vivas, y más sin embargo y a todo esto, no es alguien sin corazón, puede llegar a ser bastante compasivo si se lo permite, siempre mostrara una sonrisa amable y compasiva aquella persona que crea que lo necesita... Cuando se le llega a conocer un poco mejor (O alguna persona llega agradar al chico de buenas primeras) se podrá apreciar de el que no es alguien malo, si no que simplemente que es un tanto desconfiado y precavido, Vlad en realidad es sereno y pacifico, manteniendo su habitual sonrisa amigable, tranquila y se podría decir que hasta traviesa. Siempre trata de mantener la calma. Es rara la vez que su habitual alegre actitud es reemplazada por un comportamiento más serió y hasta agresivo, esta parte de el esta demasiado escondida. A excepción de la anterior, la tristeza o el enojo no es algo muy usual en el, pero cuando llegan suele tomar una actitud más fría, puesto que no gusta meter a los demás en problemas, no quiere verse débil ante nadie. Es algo torpe y despistado a veces, pues aun conserva un pequeño aire infantil que aparece de vez en cuando... Vlad puede llegar a ser un tanto sádico. Tiene dos adoraciones en este punto, la sangre y el fuego y combinados son algo que realmente le enloquece (?). Adora el sabor de la sangre, disfruta del olor de esta así como su textura, a su parecer es bastante dulce, del fuego disfruta el color, puesto que le recuerda mucho a la sangre. Gusta de escuchar los gritos, las suplicas, el miedo, verlo, sentido, palparlo, y más si es el quien provoca esas sensaciones, en este sentid puede llegar a ser algo sarcástico, burlarse de sus presas sin compasión, más se puede decir que es un poco más cruel que su hermano, puesto que para ver la sangre, sabe que tiene que mantener vivo a su "Presa" por lo que no le mata de inmediato, el tiene una sed insaciable de sangre.

Descripción física


Rai: Es un hombre bastante alto, es más alto que su hermano menor, mide 1.86. Tiene una musculatura no muy desarrollada pero sí lo suficiente como para que sus músculos se vean marcados sin llegar a los extremos, dejando ver el trabajo que hace, el ejercicio al cual lo tiene sometido. Su piel es nívea y suave al tacto, agradable, cálido y su cuerpo es fuerte y resistente; Siempre desprende como un aura de misterio y un tanto de sensualidad. Su cabello es largo y rebelde, cortado en mechones unos más largos que otros suave y liso, tiene bastante cabello y le llega más o menos por la mitad de la espalda, algunas veces suele tomarlo en una coleta baja, solo para tener un poco más de libertad, pero generalmente lo mantiene suelto. Tiene el flequillo de lado y disparejo ocultando uno de sus ojos, es de un color blanco platinado. Sus ojos son pequeños, mostrando lo mismo que su aura, misterio, algunas veces tiene un brillo seductor y otras con toques sádicos, son de un color azul glacial. Su ojo izquierdo esta cubierto por un parche, donde tiene una cicatriz que atraviesa su ceja, pasa por su parpadeo y acaba un poco más arriba de su mejilla.

Vlad: Es un hombre bastante alto, igual que su hermano o tal vez un poco más pequeño, su estatura es de 1.83, cuerpo trabajado, músculos marcados, pero sin llegar a exagerar, piernas y brazos largos y fuertes, en definitiva un cuerpo con contextura de deportista y no esta muy lejos de serlo, puesto que a el le gusta mucho hacer deporte. Por lo general tiene un semblante bastante serió, pero más sin embargo, siempre esta sonriendo, cada que puede o a la persona que lo necesite, decir que es alguien frío sería una mentira. Su cabello en si es corto y rebelde, pero no necesita peinarlo, puesto que solo llega acomodarse, de un color negro profundo, que junto a sus ojos que son de un color gris, como la misma luna, hacen contraste, algunas veces y casi siempre que se encuentra en lugares con demasiado sol, estos toman un color chocolate, algo extraño, además, en su mentón, se dibuja lo que es una pequeña cicatriz que se podría definir como profunda.

Historia


Vlad y Rai son Alemanes, criados en una familia de clase media, con un padre estricto pero al mismo tiempo amoroso y una madre que era enfermera, dedicada a su familia y trabajo. Nacieron bajo este seno, al ser ambos varones su padre se sintió orgulloso de ello, puesto que de cierta forma, sabia que podría moldearlos a su antojo. Cumpliendo sus 8 años, ambos menores ya eran entrenados en combate cuerpo a cuerpo puesto que su padre tenía cierto conocimiento, así como una fascinación por las armas blancas que sin duda paso a sus dos hijos, más sin embargo su madre estaba en contra de todo aquello, puesto que prefería que sus hijos disfrutaran de su niñez, poco a poco, las peleas entre ambos adultos empezaron a ser más frecuentes y la tranquilidad empezaba a desaparecer, ambos hermanos lo veían en su rostro, el hombre cada vez daba más miedo, cada vez se descontrolaba y eso alertaba ambos chicos, que si bien eran pequeños, siempre buscaban proteger a su madre, lentamente su padre se convirtió en alguien que no reconocían. Durante los siguientes dos años, su padre convirtió su hogar en su infierno personal, los golpes, los gritos, heridas y sufrimiento era el pan de cada día, aunque claro, preferían pasarlo ellos que su madre que se sentía culpable de que ambos niños tuvieran que sufrir tanto, después de un tiempo, la mujer tomo una decisión, se llevo con ella a sus dos hijos, escapando de ese infierno para ambos.

No fueron a casa de sus abuelos, ni con amigos de su madre, mucho menos a un hotel, su madre había sido demasiado drástica en ese momento, cambiaron de país, cosa que sorprendió ambos niños ¿Porque tan lejos? aunque a decir verdad, y como estaba el mayor era mejor, entre más distancia menos peligro o por lo menos es decía su madre. Durante los primeros meses en su nuevo hogar -que era Japón- fueron difíciles, cansados y más dolorosos, puesto que tenían que mirar a su madre trabajar mucho más duro de lo normal, no llegar a casa algunas veces, también sufrieron por el idioma, más después de unos meses de estar practicando, eso quedo atrás, ahora lo único que les atormentaba era el hecho de su nuevo instituto, a decir verdad, todo se burlaban de ellos, si no era por el hecho de que no tenían padre, de que se burlaban de su madre -que por cierto, hacían que el dulce y paciente Vlad perdiera la gran paciencia que tenía- y digieran que no eran hermanos, porque sinceramente, no tenían mucho parecido físico, mientras Vlad era pelinegro y de orbes chocolates, su hermano era peliblanco de ojos azules, pero trataron de mantenerse de bajo perfil, tener las menos peleas y ayudar a su madre como fuera posible.

A sus 15 años, su padre los encontró, más sin embargo, era una persona diferente, se mostró como alguien tímido y avergonzado por lo que había hecho, así que lentamente volvió a su familia, haciendo que ambos adolescentes sonrieran después de mucho tiempo. Su padre tiempo después formo parte de Oficina de seguridad Publica era un inspector, uno bastante bueno a decir verdad, haciendo que ambos niños se sintieran orgullosos de su padre, era tan diferente, sabían que algo había pasado pero tampoco era algo que les importara mucho. La vida de ambos siguió su curso, desde ese momento, tuvieron una vida de lo más tranquila y pacifica, olvidando el pasado, cosa que es algo de lo que realmente se arrepienten. Cumpliendo sus 19 años, entraron a trabajar junto al mayor en la oficina de Seguridad, siendo ellos de igual forma inspectores, su compañero era su padre, puesto que decidieron que como principiantes, debían de estar con alguien que ya tuviera experiencia, algo así como un veterano -Si palabras de Vlad que hicieron reír a su hermano- el primer año se la pasaron pegados a su padre que sin duda era un buen hombre en su trabajo, aunque algunas veces desconcertaba a sus dos hijos cuando se trataba de atrapar alguna persona, simplemente ese aire les causaba... Escalofríos y una fascinación que algunas veces pensaban que no podía ser normal.

Después de ese año, los separaron para entrenarlos por si solos, las misiones las hacían con personas diferentes, otras con su padre y algunas veces ellos dos solos -que si bien parecían agua y aceite la mayoría del tiempo, en el trabajo hacían un trabajo estupendo- Más sin embargo todo cambió cuando ambos cumplieron los 22 años, se podría decir que ellos ya tenían experiencia en el área donde se desarrollaban, claro cabe destacar que aun en misiones habían logrado de alguna forma mantener su Psycho Pass en lo normal, aunque algunas veces las cacerías le resultaban de lo más... entretenidas, más todo cambió ese día. Regresaban a su hogar, su padre decía que debía "Quedarse" un poco más en aquel lugar para revisar algunos apuntes, claro todo normal, se lo tragaron, entre bromas y sonrisas discretas llegaron a su hogar, en ese tiempo, ambos chicos habían logrado tener lazos amorosos con otra persona, Vlad con una joven masera que había conocido hacia unos meses y Rai con una Joven pianista, tenía cerca de 2 años junto a ella y estaban para sorpresa de la familia a punto de casarse, puesto que al parecer el peliblanco quería sentar cabeza de una vez, cosa que el menor tomaba para burlarse de su hermano mayor.

Llegaron a su hogar, donde su madre y parejas les esperaban -puesto que estaban emocionadas con la boda próxima y ayudando en lo que podían- más apenas pusieron un pie dentro, el ambiente se volvió pesado, un olor característico hizo que sus sentidos, la intuición se disparara, ambos se tensaron y avanzaron con paso inseguro, lo primero que encontraron fue el cuerpo de su madre, fría y sin vida en la sala, ambos sintieron un nudo en su garganta antes de que la furia subiera por sus cuerpos, ambos estaban demasiado furiosos, siguieron avanzando, lentos, cautelosos, nerviosos y asustados ¿Que se podrían encontrar más adelante? Las lagrimas caían por ambas mejillas, ambos labios sellados, ambos cuerpos temblando, la furia recorriendo cada fibra de los cuerpos ajenos. Y entonces, pasado el umbral de la habitación principal lo vieron, orbes azules y chocolates se abrieron con puro horror al ver como sus respectivas parejas caían muertas al suelo con una herida en su cuello y detrás de ellas, tres personas, y aquello fue la gota que derramo el vaso.

Eran compañeros -Ambos de su edad- de su organización, pero lo que más les dolió, el odio que mas tuvieron fue contra su padre, aquel ser que sonreía de forma torcida con un brillo burlón en sus orbes, aquello fue suficiente, ambos tomaron las Katanas que tenía su padre en aquel lugar como trofeos, antes de irse sobre ambos hombres, decir que no disfrutaron cuando la sangre salpico y que no se estremecieron de gusto cuando los gritos agónicos resonaron sería mentira, lo hicieron, lo disfrutaron como si estuvieran matando a su propio padre, pero antes de darse cuenta, el mayor estaba frente a dos chicos inexpertos en el área muerte, un movimiento eficaz y golpeo el rostro de Rai con una de sus armas, el grito de sorpresa y dolor mientras la sangre bajaba por su mejilla y mentón como lagrimas de sangre, una herida más en su estomago y quedo fuera de combate, Vlad fue más difícil de hacer caer, un golpe en su barbilla hicieron que lanzara un grito, pero no pudo abrir mucho sus labios, la herida era profunda y sangraba como un rio sin parar, miradas de odio, miradas de decepción y de confusión de ambos hermanos. Y la pelea hubiera sido de muerte si alguien no llegaba a detenerlos.

Más compañeros, más mentirosos, más y más, lograron detenerlos, lograron calmarlos, pero para ese momento,el Psycho Pass los marcaba como criminales Latentes, cosa que a ninguno de los dos les sorprendió, aun estaban furiosos, estaban inquietos, deseaban la sangre de su...No, deseaban la sangre de aquel hombre que les arrebato su felicidad, porque el, no podría ser su padre. Y sin darse cuenta, de un momento a otro, fueron prisioneros, la libertad se les fue negada y solo pudieron aceptarlo, uno mejor que otro, ya nada se podría hacer en ese punto ¿Verdad? Las risas casi opacas de Vlad era lo único que Rai consideraba bueno, porque ni las visitas de sus "Ex-compañeros" le animaban, solo hacían que pensara que eran como muñecos de trapos, títeres, como lo fueron ellos. Y entonces, apareció una pequeña y minúscula oportunidad que no negaron, que aceptaron de inmediato, el ser Ejecutores, el decir si y aceptar ser perros -Pero Ellos decían, "Lobos"-de aquellos que fueron compañeros, aceptaron, después de todo, tendrían la oportunidad de venganza...


By

"What color is your Psycho-Pass?"

Walkyria for SC

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Rai & Vlad Strauss

Mensaje por Invitado el Jue Mar 28, 2013 5:34 am


Ficha aceptada

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.