Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Sáb Oct 29, 2016 3:14 am.
Últimos temas
» Shadow City (Nuevo) {Elite}
Jue Jun 06, 2013 1:42 am por Invitado

» End of Silence [Cambio de Link y botón]
Mar Jun 04, 2013 12:05 am por Invitado

» Bishoujo | Foro para chicas [Normal]
Mar Mayo 07, 2013 4:40 am por Invitado

» Corazón de Melón [Confirmación]
Dom Abr 14, 2013 10:31 am por Invitado

» Wonderful Nightmare [Élite]
Vie Abr 12, 2013 8:41 pm por Invitado

» Criminal Project (elite)
Jue Abr 11, 2013 4:10 am por Shinya Kougami

» Midnight Circus {Afiliación Élite}
Miér Abr 10, 2013 6:40 pm por Shinya Kougami

» Patrulla [DaUn]
Miér Abr 10, 2013 6:27 pm por Invitado

» Registro de Nombre y Apellido
Mar Abr 09, 2013 9:29 pm por Shinya Kougami


Kunisada Mei

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kunisada Mei

Mensaje por Invitado el Mar Mar 26, 2013 12:18 pm


Kunisada Mei

Apodo: Sólo Kunisada, a no ser que seas Momoka y la llame Mei-chan.
Nombre y Apellido: Kunisada Mei.
Edad: 17 años.
Posición económica: Clase alta.
Empleo: Estudiante de preparatoria.
Psycho-Pass: Su Psycho-Pass oscila entre 80 y 100.
O. Sexual: Homosexual.
Nacionalidad: Japón.

Descripción psicológica


Ven, te daré un beso. Ven, te estrujaré el corazón. Ven, te sacaré los ojos. Ven, te morderé el cuello. Ven, ven a mí. Soy todo lo que quieres, soy todo lo que necesitas. Ve, ven a mis brazos. Soy lo único que puedes ver. Lo único que puedes amar. Coge mis manos, caminaremos juntas. Yo seré tu espada así como tu escudo. No, no digas que no me necesitas pues yo soy tú y tú eres yo. Yo vivo en ti al igual que tú vives en mi. Cierra los ojos, secaré tus lágrimas. Abre la boca, sacaré tu angustia. Levántate, yo cumpliré tus sueños. Ya basta, deja de fingir, se tú, sólo yo te aceptaré. Corre hacia mi, yo te sostendré, yo te protegeré de todo el mal que quiera alcanzarte. Yo te alzaré victoria sobre todos los demás insectos que pueblan la tierra así que no temas, yo nunca te abandonaré, yo nunca te sobrepasaré. Porque vivo por y para ti.

Punzante, reservada.

Sissel es aquello que tú deseas poseer. Todo aquello que tú quieres ser. Todo lo que deseas corromper. Es guapa, es atlética, es estudiosa, es popular. Es un bicho raro comido por la ira. Es un bicho raro angustiado por la agonía. ¿Lo mejor? Que no busca nada de eso. Que no le interesa, que no le interesas, que no quiere saber nada de ti, que nunca te necesitará. Porque no eres nada comparado con ella, porque eres menos que un cero a la izquierda. Porque se basta sola, porque jamás podrás alcanzarla. Porque es demasiado perfecta para que puedas siquiera osar comprenderla. Porque ella es como el manequí de un lujoso escaparate; se mira pero no se toca, se admira, pero no se le habla. Así que te preguntaré una cosa: ¿Qué quiere decir loco o locura? Estoy seguro de que cada persona diría una cosa distinta. Que nadie lograría ponerse de acuerdo nunca. Lo cierto es que existen muchos tipos de locura, de la sana, y de la insana, de la que daña a uno y de la que daña a los demás. La locura de Mei la daña a ella y a todo su entorno. Lo altera, lo moldea, le da gusto y color. Una cosa es hacer locuras y otra estar loco. Mei está loca, no hace locuras. Una completa maníaca del orden y la limpieza jamás la verás con una mancha. Una completa posesa con las cosas que quiere, anhela, desea, no dejará que las toques, que las mires, que las huelas. Un poco transtornada, mirará el asiento en el que se sienta dos veces, quizás tres. Comprobará la fecha de caducidad de lo que come y jamás probará nada que le ofrezcas. ¿Una persona dulce? No. ¿Quizás antipática? Tampoco. Simplemente neutral, no le interesa, no le presta atención, no le entusiasma. No pretende caerte bien, aunque tampoco mal, simplemente le da igual lo que opines de ella.

¿Radical? Tal vez.

Vive sumergida en su mundo del que no quiere salir, del que nadie puede sacarla. Si tiene que matarte te matará sin remordimientos, si tiene que darte una paliza te la dará sin dudar. ¿Si se la dan? Simplemente se dejará estar. Porque ella no siente ni padece, no se molesta ni se inmuta. No gritará, tampoco se molestará, su habla es neutral, trasparente. No dice tacos, su voz es tierna, agradable, dulce. Letal, más letal que una serpiente venenosa. Más fría que un iceberg. Ni Kunisada ni Meil sienten o padecen. Viven para pelear, para la batalla. Viven para matar y no dudan, no tiemblan no piensan. No se les ablanda el corazón, no se les encoge. Vive para dar caza a humanos, a los monstruos, a cualquiera que se acerque a ella. Ella y sólo ella. Vive para matar. Sólo para matar, para matar y servir. Con lo único que es comparable Mei es con un lobo salvaje que lo único que no muerde es la mano de su amo. También dicen que si Mei te persigue estás muerto. Que no hay vuelta atrás, que nada podrá salvarte, y es que es una fiera, da igual a donde vayas, que da igual donde te escondas, ella te encontrará y te matará sin que puedas hacer nada. Sin que puedas siquiera darte cuenta. Es sanguinaria, es cruel, es despiadada. ¿Lo vas comprendiendo? Te va a engañar, no sabes nada de ella. Te vas a enamorar, a cautivar. Te va a tender la mano y luego te la arrancará de un mordisco. Pobre, no podrás escapar, ni siquiera lo podrás evitar.


Descripción física


¿Has visto alguna vez un ángel? ¿Has oído alguna vez su canto? Probablemente luzcan igual que Mei, tan bellos, delicados y distantes. Probablemente tengan la misma voz fina, cristalina y sedosa. Probablemente ella pueda ser la reencarnación de uno, pues una vez que la miras, no puedes volver a olvidarla. Brujería. Pamplinas. Quizás sean esos ojos claros los que te cautiven. Quizás leve rastro de sonrisa. Quizás ese pelo lacio. Quizás esos pómulos alzados. Quizás sus rasgos occidentales, medios nórdicos. No importa, da igual, sea lo que sea, mires donde mires, no podrás dejar de observarla, de pensar en ella. No podrás escapar de sus redes, no podrás dejar de revivir su rostro. No podrás parar de susurras su nombre. Una chica bastante alta para ser japonesa. Atlética fibrosa. Piernas largas, cintura estrecha. Dedos largos, huesudos, adornados con unas uñas largas, redondeadas, antes siempre pintadas. Tez pálida, casi enfermiza. Ojos grandes, vacíos, azules, lejanos. Provistos de unas pestañas largas, oscuras, sensuales. Nariz pequeña, recta, un poco puntiaguda. Labios finos, brillantes, deseados. Dientes blancos, brillantes, perfectamente alineados. Pómulos salidos, ligeramente sonrosados. Pelo liso, marrón, casi rojizo, siempre perfecto con flequillo recto. Casi siempre lo lleva suelto hacia adelante que le tapa las orejas. También pequeñas. Aire desafiante y a la vez cálido. Duro, pero a la vez tierno. Demasiado frágil, desearás tomarla entre tus brazos y no dejarla escapar. Al fin y al cabo, es la cosa más bella y tierna que has visto en tu vida.

Historia


Una chica normal, popular, callada y buena estudiante. Aquella que todos desean, aquella que nadie posee. Mei siempre se mantuvo alejada de sus compañeros de clase, de sus profesores, de su familia. Siempre guardó las formas las distancias, siempre se recluyó en un mundo superior inalcanzable para el resto de los mortales. Poco habladora, demasiado fría. Odiada por las mujeres, amada por los hombres. ¿Quién iba a decir que se convertiría en una hacker? ¿Quién iba a decir que se cometería tantos asesinatos? Kunisana Mei nunca tuvo un amigo de verdad, ni de mentira. Siempre odió a la gente, nunca le interesó nadie. Correcta en el habla, todo el mundo la consideraba encantadora. Todo el mundo pensaba que no hablaba porque era tímida, que no respondía porque le daba vergüenza. Nadie supo nada de ella nunca. No prestaba las cosas, tampoco las pedía. Nunca pidió nada a nadie, nunca concedió ningún favor. Siempre intentó vivir una vida tranquila, apacible. Sin molestar ni ser molestada, aunque lo segundo era casi imposible. Siempre rodeada de extraños, de gente con la que no quería hablar. De chicos que querían saber su nombre, su talla de sujetador, si quería salir con ellos, si tenía hermanas. De chicas que querían saber qué champú utilizaba, si usaba cremas para la cara, que si le hacía algo a su piel. Gente que la admiraba por su belleza y que la malinterpretaba. No les entraba en la cabeza que no quería ser su amiga. Que un no cortante, no era signo de vergüenza, sino de odio. Que no era mona, que era mala. Que no era adorable, que quería matarlos.

Popular muy a su pesar. Eso acababa con ella. No importaba lo mucho que insistiera, lo mal que respondiera, lo viperina que fuera. La gente veía en sus labios palabras amables, bonitas, las disfrazaba y les daba el tono que deseaba. Mei nunca fue buena es más, si llega a la edad adulta, probablemente se convierta en una psicópata en serie. Tanto asco, tanta rabia acumulada. Detestaba a los seres humanos, detestaba sus olores corporales, sus bocas grasientas, sus pocas luces. No eran más que una estúpida masa de gente sin cerebro que deseaba ser superior a la otra. Y ella estaba en el medio, tratada como una más. Repugnante. Nadie entendía nada. Ella no entendía por qué tenía que ser amiga de esas bestias. No los necesitaba, no necesitaba nada de nadie. No le molestaba estar sola. La soledad te hace fuerte. Te hace valiente, te hace invencible. Y ella así quería ser. La femme fatale. Jamás creyó poder enamorarse, jamás creyó poder hacer un amigo. Pero las cosas cambian, cambian demasiado rápido.

Nos situamos en el primer día que su padre le dijo que se iba a casar. Que su nueva mujer tenía una niña de su edad. El día en el que le suplicó que fuera buena, que sonriera, que las aceptara. Odio sobre ira. ¿Por qué? ¿Por qué le hacía eso? ¿Por qué tenía que soportar a extraños en su casa? ¿Por qué esos seres repugnantes se obsesionaban con arruinarle la vida? Entonces apareció allí, antes sus ojos, ella, ahora Kunisada Momoka. Ven, corre hacia mis brazos, yo te acunaré por la noche, yo te daré lo que quieres, yo seré tu espada y tu escudo, yo cumpliré tus sueños y llevaré a cabo tus venganzas. ¿Amor a primera vista? Podría decirse que lo que las unió en ese momento fue más que eso. Podría decirse que habían vivido para encontrarse, a la otra mitad diferente, a la otra mitad que completaba el círculo.




"What color is your Psycho-Pass?"

By Walkyria for SC

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Kunisada Mei

Mensaje por Shinya Kougami el Mar Mar 26, 2013 5:39 pm

FICHA ACEPTADA

Bienvenida al foro, esperemos que sea de tu agrado y puedas divertirte.
avatar
Shinya Kougami
Admin

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 21/03/2013

Ver perfil de usuario http://psycho-passrol.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.