Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Sáb Oct 29, 2016 3:14 am.
Últimos temas
» Shadow City (Nuevo) {Elite}
Jue Jun 06, 2013 1:42 am por Invitado

» End of Silence [Cambio de Link y botón]
Mar Jun 04, 2013 12:05 am por Invitado

» Bishoujo | Foro para chicas [Normal]
Mar Mayo 07, 2013 4:40 am por Invitado

» Corazón de Melón [Confirmación]
Dom Abr 14, 2013 10:31 am por Invitado

» Wonderful Nightmare [Élite]
Vie Abr 12, 2013 8:41 pm por Invitado

» Criminal Project (elite)
Jue Abr 11, 2013 4:10 am por Shinya Kougami

» Midnight Circus {Afiliación Élite}
Miér Abr 10, 2013 6:40 pm por Shinya Kougami

» Patrulla [DaUn]
Miér Abr 10, 2013 6:27 pm por Invitado

» Registro de Nombre y Apellido
Mar Abr 09, 2013 9:29 pm por Shinya Kougami


Mundo extraño [Priv. Zuko]

Ir abajo

Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 31, 2013 6:08 am

Los placeres violentos terminan en la violencia, y tienen en su triunfo su propia muerte, del mismo modo que se consumen el fuego y la pólvora en un beso voraz.

Shakespeare siempre tan romántico.

Apoyó la cabeza contra la fría pared del furgón, miraba al techo con expresión pasiva evitando mirar a cualquier otro lado, se iba a estrenar como ejecutora que sostiene un Dominator, estaba nerviosa. Muy nerviosa. Podía explicar lo que era los nervios tanto sentir nervios y sus síntomas y lo que eran los propios nervios, podía recitarlos sin parpadear ni dudar, se sabía casi de memoria el libro de Anatomía y fisiología de Goldstein, pero siempre lo miraba, una y otra vez, tenía una enorme estantería en casa llena exclusivamente de ese tipo de libros, anatomía, órganos, afecciones, huesos, genética, tenía todas esas cosas, su abuelo le contagió eso cuándo aún estaba cuerdo, recordaba que ella quería ser médico, le hubiera gustado, al menos no acabó tratando de revivir muertos, básicamente porque después de los que su abuelo hizo le aterraban. Abandonó esos pensamientos, no quería alterar más su psycho-pass aunque llegados a este momento poco importaba que se viera más afectada o no, sólo se había prohibido pensar así de su abuelo, prefería recordarlo como su amable deda que lo protegía de la estricta babushka, ahora que ya no pensaba en eso podía sentir el rumbo, los giros, ¿estaban llegando? ¿faltaba mucho?

Su primer día oficial como perro de caza, había escuchado lo que decían algunos inspectores, decían que ellos eran individuos moralmente arruinados cuyo coeficiente criminal ha excedido el valor aceptable, que normalmente estarían en cuarentena pero tienen permitido desarrollar una actividad social: cazar otros criminales. No debía pensarse en ellos como en seres humanos, son los perros de caza. De ahí que su apodo hubiera sido tan rápidamente extendido, Cani. Perro en latín. A nadie se le ocurrió que era su verdadero apellido, el mismo que el del inspector Cani, su padre. Era mejor así, de eso se trataba.

Aún así no ser tratada como un ser humano la hacía sentirse.........no muy entregada a la confianza, tampoco se le ocurrió protestar, ¿cómo negar si tenían razón? Era una criminal latente, posiblemente si su psyco-pass no hubiera sido analizado correctamente-algo impensable dentro del perfecto sistema sybil- o si tan sólo hubiera permanecido escondido gracias a lo aletargada que le dejaba el blanco quién sabe cómo hubiera acabado, ¿hubiera podido permanecer en estado latente para siempre? ¿Hubiera sido capaz de dañar a alguien? Pensó en su abuelo, tal vez hubiera pasado una larga vida modélica antes de que otro suceso más la hubiera llevado a hacer una locura, pero en el estado en que la encontró su padre, se daba cuenta de que posiblemente hubiera matado a cualquier otra persona que hubiera entrado aquel día a su cuarto, estaba dónde tenía que estar.

Inhaló hondo. Pensaba en la misión, trabajo de campo. Un sujeto fugado con rehén, evidentemente el rehén debería ser sometido a terapia, a ella le había correspondido eso cuándo sucedió aquello con su madre y su hermano pero nunca se llegó a recuperar completamente, suponía que incluso con terapia, incluso si el coeficiente criminal bajaba, eso te marcaba, daba igual cuánto hicieras por borrarlo, hay cosas que no pueden desaparecer eternamente, se llevó una mano a la nuca, pasó su mano a través del cabello largo de color café hasta acariciar la cicatriz de su nuca, tocó los bordes rosados, podía detectar la ligera imperfección con la yema de los dedos. Si. Hay cosas que son para siempre como ser ejecutor, pero en esto último intuía que su padre le había manipulado, lo tenía seguro en casi un ochenta por ciento porque sabía que su padre aborrecía que ella estuviera encerrada y él sabía que ella no estaba convencida del todo de ser una ejecutora, le había hablado de eso, de si iba a recular.

Propiamente dicho le había llamado Saltadora. Una palabra coloquial a los ejecutores incapaces de mantenerse como tales y que como perros deben ser puestos nuevamente en jaulas o sacrificados. Se envaró al recordarlo, ella había obtenido una reacción un tanto infantil, algo imperdonable para alguien inteligente para ella. No soy una saltadora . Eso le había dicho con absoluta seguridad. No era débil, podía desempeñar el trabajo como ejecutora de forma tan capaz como cualquier otro pese a su corta edad, además ella no era la más...."niña de la unidad", Summer era la más pequeña, ella iba por detrás de Summer como la más joven, joder. Eran las niñas. Qué....qué porquería. Era ridículo pero su pulso comenzó a subir cuándo sintió que la camioneta policial se paraba, escuchó el sonido de la parte inferior comenzar a abrir con sonidos mecánicos, notaba la luz del exterior comenzar a penetrar el interior de forma muy débil pues aún debían abrirse las dos puertas, apenas la inferior bajó completamente las restantes se abrieron indicando que era la hora del show, se rezagó un poco, hasta que notó que las piernas ya no le temblaban, notaba la luz con claridad en todos los recovecos del lugar junto con las luces despedidas por los drones, oía los avisos solicitando a la gente que no traspasara el perímetros, observo los escalofriantes muñecos sin moverse de su asiento, una adorable niña hiper mona como un dibujo anime y un niño del mismo estilo, era como estar en un real life de una serie manga.

Se levantó de su asiento comenzando a caminar con calma hacia afuera, no conocía a ningún inspector, pudiera ser que de algunos de vista y su memoria era perfecto, pero aún no le era posible asociar ningún nombre concreto, además últimamente había habido muchos traslados por lo que sabía, venían muchos de otros lugares o salían recién hechos de la universidad de formación, continuó caminando observando la calle de forma analítica, algunas personas estaban aglomeradas como siempre sucedía, algunos la miraron, tan sólo unos pocos, tal vez porque ella no tenía pinta de ejecutora, era pequeña y enjuta, pero Summer tampoco la tenía ni ningún otro de los ejecutores con los que se había cruzado, claro que tampoco tenía claro que pinta debía tener un ejecutor. Llegó hasta dónde se suponía que debería estar el inspector, oyó los pasos cercanos.

-Gray Daun a sus órdenes, inspector.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 31, 2013 8:16 pm

Zuko había oido a la escena del crimen tal cómo le habían dicho, ¿tal vez la palabra correcta era ordenar? Bueno, siendo inspector obviamente tenía superiores, los sempais y quién está por encima de ellos, si, era una orden. Estaba en la zona en cuarentena por los drones con la gente cuchicheando alrededor, por los informes y las capturas de escaner sólo sabía que el presunto criminal latente tenía el coeficiente criminal demasiado alto y necesitaba terapia pero que este se había resistido y huido a aquella zona, como era una zona abandonada se presumía que no pudo ser completamente aislada dado que podría haber algún vagabundo que pudiera ser usado como rehen o asesinado por el criminal latente. Le habían dicho que le iban a mandar un ejecutor por si fuera necesario llegar a acabar con el criminal, únicamente uno pues con el poco personal que había mientras la situación no fuera considerada en riesgo, en teoría con uno sólo bastaba.

Como él era inspector le habían explicado que no debía pensar en el ejecutor como si fuera un ser humano, era una persona cuyo coeficiente criminal era irrecuperable y por tanto era una persona quién podía haber cometido un crimen en cualquier momento, no obstante, era apta para el propósito de cazar a otros criminales. Era su perro de caza. Aún así Zuko desconocía la identidad del enforcer, entonces al poco rato de llegar, llegó la camioneta que traería al enforcer y los dominator para usar, cuándo la puerta se abrió apareció una chica más pequeña que él y de bastante buen ver, al verla se sonrojó un poco pero no tardó en ponerse serio porque era el perro de caza, no una persona.

-Inspector Zuko, las órdenes son buscar y capturar a Manolo Mantilla, extranjero pasando aqui sus vacaciones, hombre de más de cuarenta años, presuntamente armado con arma blanca-explicó mostrando las imágenes que habían sido capturadas del sujeto-. Debe ir con cuidado porque parece una persona especialmente peligrosa.

A continuación observó como de la camioneta policial se desprendría aquello que llevaba los Dominator para usar, las ruedas se pararon a un lado de ellos, escuchó el sonido parecido a una descomprensión que emitía mientras comenzaba a abrirse mostrando las armas, como inspector sabía perfectamente usar el Dominator, a fin de cuentas había sido entrenado para ello.

-El dominator como debes saber mide el psycho-pass del blanco al que apuntes, dispone de un seguro que se liberará si el blanco es un criminal latente-explicó tomando el suyo-. Normalmente será el modo paralizador, pero si el nivel excede entrará en modo de eliminador letal. Sólo puedes hacer lo que el dominator te diga, si te dice que dispares no lo cuestiones y hazlo.

El dominator comenzó a emitir el destello cyan, seguramente ese destello aparecería también en sus ojos pues ya escuchaba la voz en su cabeza.

El Dominator Portátil de Diagnóstico Psicológico y Sistema de Supresión ha sido activado. Identificación del usuario: Inspector Zuko Rain. Afiliación: Oficina de Seguridad Pública, Departamento de Investigación Criminal.
Aprobación del uso del Dominator confirmada.
Usted es un usuario válido.
El modo actual de ejecución es Paralizador no letal

Zuko escuchaba la voz direccional, bastante acostumbrado a ella, ya ni siquiera le molestaba. Miró hacia la ejecutora.

-Nos dividiremos y hablaremos por el transmisor, cercaremos esta zona, inicialmente se trata de capturar al criminal latente y llevárnoslo-le ordenó con firmeza.

Dicho esto comenzó a caminar en la dirección opuesta a la ejecutora.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 31, 2013 11:07 pm

Daun miró hacia el que se presentó como el inspector Zuko,el detalle obvio del abrigo policial lo confirmaba, era el inspector, un ser humano con sus ojos, su pelo, su piel, su ropa y todas esas cosas, sabía que el color de su cabello era muy común y sólo tenía el contraste producido por las luces de los drones y demás, de igual forma que sucedía con sus ojos ámbar cuándo agarró el Dominator y este hizo que esos ojos adquirieran un brillo cyan, sólo eran contrastes, efectos fáciles de explicar pero aún así se le cortó la respiración, por primera vez miraba a alguien a quien deseaba acariciar, aunque fuera un desconocido, nunca le había pasado eso ni con alguien conocido, dejó caer la mano a un costado cuándo casi a levantó, su cutis se tensó y se sonrojó. No estaba mareada, pero llegó a pensar que iba a desmayarse.

Le oyó hablar, las instrucciones, explicar el uso del Dominator, algo que le habían explicado en el entrenamiento para ser ejecutora pero nunca estaba demás que él volviera a explicárselo, una vez que el tomó el arma Daun apartó la mirada del inspector para ir hacia el suyo, vaciló un instante antes de sostenerlo, frunció levemente el ceño pues le resultaba algo pesado, el destello cyan apareció como pequeño brillo, era una sensación extraño, veía todo como estaba pero al tiempo se sentía como si viera la pantalla de un ordenador, observaba como el Dominator comenzaba a hablar y mostraba una pantalla transparente.

El Dominator Portátil de Diagnóstico Psicológico y Sistema de Supresión ha sido activado. Identificación del usuario: Ejecutora Daun Gray. Afiliación: Oficina de Seguridad Pública, Departamento de Investigación Criminal.
Aprobación del uso del Dominator confirmada.
Usted es un usuario válido.
El modo actual de ejecución es Paralizador no letal

Sintió un estremecimiento, casi un susto, al oír la voz en su cabeza, si no le hubieran dicho que era la voz que la guiaba en el uso del Dominator hubiera creído que su nivel de psycho-pass había subido. Era algo molesto, aunque ya suponía que eventualmente se iría acostumbrando a esa vocecita automatizada.

Volvió la vista hacia el inspector qué decía que debían separarse, ¿Era buena idea? está bien, sólo era un sujeto, no debería ser alguien difícil de controlar, los drones cercaban el área y separados cubrirían más terreno, era lo lógico, sin embargo sentía una extraña desazón interna al dejar sólo a Zuko, parecía una fantasía, pero notaba como sus ventrículos derecho e izquierdo bombeaban sangre en su corazón y la enviaban a los tejidos del cuerpo, a los pulmones. Bombeaban muy fuerte. ¿Por qué?

Tragó saliva.

-Entendido, inspector Zuko.

Inspector. Es el inspector, no es un ejecutor como ella, no es alguien mentalmente desequilibrado, no tenía sentido su reacción hacia él, cerró momentáneamente los ojos y sacudió algo la cabeza antes de comenzar a andar en la otra dirección, era una zona abandonaba, podía ver carteles anunciando su próxima rehabilitación para construir viviendas y aparentemente algunos locales, no era sorprendente ese anuncio, aquel lugar estaba en un estado tan deplorable que ni siquiera las ratas querían vivir en el, no sabia como podía mantenerse en pie después de tanto tiempo.

Caminó en silencio, se escudaba tras paredes observando cualquier ángulo que pudiera ser aprovechado para que la atacasen, si presuntamente sólo había sido captado con arma blanca no debería ser tan estúpido de lanzarla de buenas a primeras a menos que sufriera de algún tipo de delirio psicótico, oyó un ruido, su pulso volvió a acelerarse. Giró su cuerpo apuntando con la pistola hacia su costado.

Coeficiente criminal por debajo de cincuenta. No es un objetivo para la ejecución, gatillo bloqueado.


"Sólo es un borracho" pensó al ver cómo el hombre tambaleante de aspecto zarapastroso la miró y cayó sentado hacia atrás con las manos en alto.

-Aléjese de esta zona, por favor-solicitó dejando de apuntarle.

El hombre borracho se arrastró asustado hacia atrás y salió asintiendo repetidamente con la cabeza hacia los drones, Daun continuó su camino, había un intenso olor desagradable que la hacía arrugar la nariz, una mezcla de orines, moho y alcohol, torció el gesto, seguramente tocar incluso las paredes podía contagiar veinte afecciones diferentes y la mayoría de origen parasitario. Escuchó un constante goteo, desvió la vista, no había llovido en días por lo que el agua acumulada en las cañerías debería haberse vaciado pero estaba segura que lo que oía era el ruido del goteo en un lugar de eco, ¿podría ser cosa del sujeto? Anduvo con pasos silenciosos, se ocultó por atrás de una de las paredes, el lugar estaba en absoluto silencio, apenas podía escuchar ya los avisos de los drones, vió entonces como iba cayendo el goteo. Se acercó sin dejar de ver a los lados para comprobar que todo estaba en orden y no estaba la presencia del sujeto. Daun se acercó comprobando lo que goteaba, una enorme poza de un color rojo ennegrecido.

Empezó a escuchar cómo los latidos se volvían más sonoros en sus oídos, era.....Joder, joder, joder. Levantó la vista viendo la enorme mancha que se extendía por el techo, el lugar del que venía el constante goteo, caminó apresuradamente hacia las escaleras para subir despacio, procurando no hacer ruido hasta llegar arriba, asomó primero la cabeza con precaución viendo que presuntamente no había nadie excepto un cuerpo yacido en el suelo. Elevó el Dominator pero no sonó ninguna voz, el sujeto estaba ya muerto, no era un riesgo.

Se acercó con precaución viendo el reguero de sangre, la expresión aterrada en su rostro, su respiración se volvió más agitada, el recuerdo de los cuerpos maniatados en las camillas, las personas de apariencia muerta revividas con una inyección, revolviéndose, gritando con gruñidos inhumanos, abalanzándose sobre su abuelo empezando a arrancar su carne, persiguiéndola a ella para el mismo final, una gota de sudor resbaló por su sien, se apretó una mano contra la frente buscando parar los recuerdos, tosió ligeramente cuándo las arcadas subieron por su garganta y trató de aclararse antes de hablar.

-Aquí, Hound 5-habló por el comunicador-. Tenemos un cadáver en la segunda planta del bloque C de los apartamentos abandonados-visualizó las gotas de sangre, las marcas de las pisadas, unas huellas más grandes que otras-. Está todo perdido de sangre y huellas, parece que alguien le acompaña, un rehén.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Lun Abr 01, 2013 4:27 am

Después de escuchar el informe con esa vocecita que tenía la ejecutora, le ordenó a Daun que buscara a fondo por esa zona mientras él llegaba, debido a que si el asesinato era reciente, teóricamente se encontraría en breves con el asesino, que tuviera cuidado y que no dudara en obedecer al Dominator y que pronto se reuniría con ella.

Zuko comenzó a ir allí corriendo, sabía que los ejecutores eran para eso, pero el hecho de estar frente a un asesino a pesar de ser un inspector siempre le ponía nervioso y la idea de que pudiera hacer daño a una persona aunque fuera a un ejecutor y además un chica como aquella, le producía cierta inquietud, así que empezó a correr más rápido, mostrándose descuidado pues no tenía en cuenta si en alguno de los recovecos del camino por el que estaba pasando podría encontrarse el asesino. Yendo hacia allí, llegó a la escena del crimen encontrándosela tal cual se la había descrito la ejecutora, sintió una gran inquietud al ver que ella no parecía encontrarse cerca. Encontró las huellas que ella había predicho, aparentemente subían al piso de arriba en dónde posiblemente estaría ella, al dirigirse a las escaleras oyó un ruido en el piso de arriba, a primera vista podía reconocer que debían ser pasos, pero tan sólo de una persona, por lo tanto se agitó un poco, un leve temor, apresuró el paso por las escaleras.

Una vez llegó al piso de arriba fue hacia la habitación de la que creía que venían los pasos, abrió la puerta con una mano apuntando con el Dominator para encontrarse con la nada más absoluta, entonces se dió cuenta de que había apresurado demasiado el paso por las escaleras, no había que ser muy listo para darse cuenta de que si le había oído el asesinado probablemente se hubiera escondido en una de las puertas, volvió la vista examinando el lugar hasta que encontró una puerta entreabierta. Vió una sombra a través de ella y se dirigió a grandes zancadas hacia el lugar abriéndola de una patada de forma brusca y apuntar al objetivo.

Coeficiente criminal por encima de 170. Un objetivo del departamento de Investigación Criminal. Seguridad liberada.

Por favor, apunta con cuidado e intenta poner bajo control al objetivo
.

Zuko bajó el arma al ver que se trataba de la ejecutora, echando un suspiro.

-Creí que eras el asesino o que te había pasado algo...o sea...no sabía...oí algo....-comenzó a hablar liándose-....escuché un sonido....y como nunca sabes de dónde viene realmente yo.....

Paró de hablar al darse cuenta de que estaba liándose en lo que decía.

-Bueno eso...vamos a seguir buscando, ve por ese lado-le ordenó al darse cuenta que se liaba y se empezó a poner nervioso por ese hecho.

Y él se fue por el otro lado. "¿Joder, para qué le dices esas cosas así?" pensó enfadado consigo mismo "Va a pensar que eres idiota". Empezó a irritarse y dar golpes contra el suelo con el pie hasta que se dió cuenta de que estaba emitiendo fuertes ruidos.

-Será mejor que tome el aire.....-murmuró.

Observó la habitación en la que estaba a ver dónde estaban las ventanas, pero se encontró con algo mucho mejor que era la puerta que conducía a un balcón, se acercó y la abrió con la mano libre saliendo al balcón, salió al aire nocturno respirando hondo tratando ignorar la peste del barrio, en las alturas se notaba algo menos, miró hacia un lado y vió al sujeto agarrando un cuchillo, este le devolvió la mirada sorprendido debido a que el asesino estaba en una esquina del mismo balcón dónde estaba él, le saltó encima derribándolo y lo golpeó con fuerza. Con el forcejeo Zuko perdió la pistola que había caido hacia el interior de la otra habitación, el sujeto de nombre Manolo trató de clavarle el cuchillo, él estiró la otra mano tratando de retenerlo.

-¡Calmese! ¡He venido a atraparlo y llevarlo a terapia para bajar su coeficiente criminal!-exclamó para tranquilizarlo-. ¡He venido a ayudarlo!

-¡¿Tú ayudarme a mí?! ¡Pero si eres un inútil!-gritó golpeándole para desembarazarse de él y salir corriendo.

Zuko se llevó una mano pues le había golpeado en la oreja quemada.

-¡Joder! ¡¿Por qué no pegas en la cara como todo el mundo?!-gritó adolorido.

Se levantó molesto por el golpe, comenzó a buscar por la pistola hasta encontrarla en una esquina de la habitación, la tomó y buscó por si se metido en algún lugar, pero no lo encontró por ninguno de las habitacions de allí, se dió cuenta en ese momento que sólo lo vió a él. "Un momento...." pensó "¿Ella no había dicho que eran dos? ¿Dónde quedó el rehén?"

Volvió a echar un ojo por el lugar por si lo había pasado por alto, pero no encontró ninguna pista que acreditase que alguien hubiera sido retenido por la fuerza, ni había otro cadaver que lamentar, ¿podría ser entonces que el supuesto rehén fuera un socio? Si lo era, quizás ya había escapado o seguía escondido por allí.

-Escucha, tal vez estemos buscando dos personas, encontré al objetivo hace un momento pero no iba acompañado ni dejó ningún cuerpo, puede ser un socio así que ten cuidado-le dijo por el comunicador.

Echó a correr por dónde le pareció que Mantilla había huido.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Lun Abr 01, 2013 9:38 pm

Mientras Daun ascendía al siguiente nivel iba pensando en lo ocurrido hacía unos minutos cuándo se había visto con el dominator frente a sus narices, había sido como un momento muy raro, un miedo atroz recorriéndole el cuerpo. No quiero morir aquí. Eso había pensado con pánico hasta que para su alivio, Zuko bajó el arma. Momentáneamente se enfadó con el inspector por el susto que le había dado hasta que le oyó hablar liándose un poco, pero distinguió que él creyó que le había pasado algo. Un redoble de latido. ¿Se preocupaba por ella? ¿En serio? La adrenalina generada por el susto cambió a otra adrenalina que no identificaba, volvía a sentirse nerviosa, agradeció internamente que la hubiera mandado ir para dónde estaba ahora.

Sostuvo con fuerza la pistola apoyándola un poco contra su frente, notando el metal frío en contraste con lo caliente que sentía su cara. Vale....estaba algo más calmada, tenía que serenarse, no podía ser que no supiera actuar delante del inspector, ¿qué demonios le pasaba? Debía ser el nerviosismo, era la primera vez que pisaba sobre terreno con un inspector, no era lo mismo que charlar con tranquilidad en la oficina, en este terreno tenía riesgo de acabar muerta. Se apoyó contra la pared y alzó el brazo apartando la puerta con cuidado. Nada.

Continuó caminando hasta asegurarse de que todo el lugar parecía estar desierto, ascendió al siguiente nivel por la escalera, vió algo de sangre en la barandilla y los escalones, pasó por un lado hasta llegar al siguiente nivel, se le erizó la piel debido a la fuerte corriente, no había un cristal sano en todo la planta, oyó un ruido, un jadeo entrecortado, cerró los ojos intentando distinguirlo, no podía ser tan difícil con todo el lugar en calma. Silencio. Silencio. Jadeo. A la derecha. Se acercó mirando de reojo por el hueco de la puerta ya que esta yacía descolocada en el suelo. Lo vió de espaldas, demasiado delgado para ser Mantilla, con ralo pelo negro y entradas, no podía ser él, era otra persona. ¿El rehén? Parecía estar sobre una manta llena de bultos....había algo que la tenía desconcertada.

Le pareció oír unos leves golpes provenientes del piso de abajo, algo de ajetreo pero no podía moverse en ese instante. Volvió a oír la voz del inspector, este le decía queprobablemente buscaban dos personas dado que se topó con Mantilla hace un rato y no iba acompañado ni dejó cuerpo atrás. Al oír aquello alzó el Dominator apuntando a su espalda.

Coeficiente criminal por encima de 190. Un objetivo del departamento de Investigación Criminal. Seguridad liberada.

Por favor, apunta con cuidado e intenta poner bajo control al objetivo.

Mierda.

El sujeto entonces se giró mirándola, ella volvió a escuchar el jadeo, parecía no provenir de él sino del bulto, sus manos se congelaron entorno al Dominator, exhaló aire bruscamente, se parecía mucho....mucho a....el día que murió su madre y su hermano....los jadeos, la respiración pesada, el intenso olor a sangre, la mirada enajenada del criminal.

-¡Han mandado unos inútiles a buscarnos!-oyó gritar a alguien subiendo por las escaleras.

Ella se quedó mirando, movió con nerviosismo el dominator apuntando a uno y otro.

-Larguémonos, esta inútil no hará nada y podrían llegar otros que si puedan cogerlos-habló el Mantilla.

El socio bizqueó momentáneamente como si le hubiera dado un aire, Daun notó un leve tic en su ojo derecho, lo vió coger con manos temblorosas un bote y echarse unas cuántas pastillas.

-Mantilla, estás muy negativo, ¡Me minas la moral!-replicó el otro.

-No se muevan....-masculló sin deja de balancear el Dominator a uno y a otro.

El coeficiente de Mantilla era mayor que el de ella igual que el del socio, ¿Por qué tenía que ser ella la ejecutora? ¿Por qué era comparada con esos psicópatas? ¡No era como ellos! ¡Nunca hizo daño a nadie! ¡¿Por qué la hicieron a ella pasar cinco años de su vida encerrada en ese maldito cuarto como si fuera un animal?! Mientras ella empezaba a enfadarse Mantilla se escabulló, no sabía si por la escalera o si se había escondido ya que oía más pasos, con suerte era el inspector, claro que si hubiera tenido suerte en la vida no sería una ejecutora.

-Eh....eh....no te muevas-le ordenó al ver que el socio hacía ademán de levantarse.

-¡¿Cómo te atreves a apuntarme?! ¡Soy Ankoda Rekio, mayorista! ¡No limpio pescado!

Daun no sabía qué decirle, ¿qué la estaba vacilando o qué? No movió el Dominator, ya que uno se había escapado el otro no lo haría. Pero al levantarse vió que ese hombre estaba muy lejos de estar de broma.

Los datos del objetivo peligroso han sido actualizados.

El dominator comenzó a emitir una serie de clics, la parte superior se fue hacia arriba y los laterales se abrieron a los lados como si se fuera a descomponer de forma automática.

Eliminador modo letal. Por favor, apunta con cuidado e intenta poner bajo control al objetivo.

El oráculo del sistema Sybil. El destino de Rekio estaba decidido, ya no era una persona necesaria para el mundo. De esto pareció darse cuenta el otro pues agarró lo que estaba entre bultos revelando la figura de otro de los vagabundos que estaban allí, que fijación con los sin techo.... desde luego. Pero el Dominator ya no atendía, no revela el psycho-pass del hombre, hacia rato que ya no lo oía jadear, otro muerto. Joder. Esos ojos vidriosos acusándola en silencio, el menos este sí tenía ojos, al contrario que su madre.

Por favor, apunta con cuidado e intenta poner bajo control al objetivo.

Daun se estremeció, ¿qué debía hacer? Zuko le había dicho que si el dominator decía dispara, que disparase, pero no era tan fácil. Es una vida, nunca terminó con una vida humana, no le dieron esa oportunidad, ahora la tenía tan cerca. Tomar la vida de un asesino, pero una vida.

-¡HAZTE A UN LADO!

Ella no se movió ni un ápice, no escuchó a Rekio. Estaba hundida en su debate interno hasta que de golpe él se le echó encima, Daun se cubrió con el brazo libre cuándo trató de quitarle su dominator, sentía las uñas del otro hundirse en su ropa tratando de alcanzar la piel, alzó el otro brazo golpeándole en la cara con el dominator, Rekio cayo hacia atrás a una escasa distancia, un pequeño surco de sangre le caía por la mejilla, en verdad era pesado, ¿no lo habría roto? Volvió a apuntar algo aturdida hacia él.

Por favor, apunta con cuidado e intenta poner bajo control al objetivo.


Vale. Seguía funcionado. Miró la expresión demente adornando el rostro del asesino, ante esto un cable se cruzó dentro de su cabeza, recordaba a ese tipo, al asesino, el que le sacó los ojos a su madre y drenó su sangre, igual que a su hermano pequeño y con ella lo había intentado, le había dejado aquella espantosa cicatriz para el resto de su vida y sin dos de las más personas más importantes que había tenido....ese asesino había sido una célula del cáncer que la convirtió en ejecutora. Entrecerró los ojos, a ese hombre no lo había pillado......pero a este.

Este pagaría por él.

Alzó un poco el dominator hasta apuntar a la cabeza y apretó el gatillo sin miramientos. Una enorme luz como si fueran rayos o algo del tipo láser, al impactar en él su rostro empezó a llenarse de círculos inflados, como si por debajo de la piel nacieran burbujas, lo mismo con el resto del cuerpo, Daun retrocedió al ver como todo parecía a punto de explotar y se protegió de los restos amparándose detrás de la puerta de un armario medio descolgado que allí había, en apenas un segundo todo quedó perdido de sangre, ni ropa, ni carne, sólo un montón de sangre perteneciente a un asesino.

Daun se sintió..........mejor.

Ladeó la cabeza con expresión seria mirando atrás, le pareció escuchar algo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 02, 2013 5:22 pm

Había considerado durante muy poco tiempo el sigilo, dado que Mantilla estaba al tanto de su presencia y había salido corriendo, era muy tarde para silencios y andar con pies de plomo, tenía que ponerse en marcha y corriendo.

Entonces observó como su Dominator comenzaba a cambiar, solía pasar estas cosas cuándo se cambiaban los datos del sujeto a seguir y era una reacción en cadena dado que automáticamente los otros Dominator que hubiera en el terreno, él ya había pasado por eso muchas veces, no sería su primera vez matando a alguien con el Dominator.


Eliminador modo letal. Por favor, apunta con cuidado e intenta poner bajo control al objetivo.

Sybil habla. Había que matarlos, pero hablado en frío seguía tratándose de una vida humana, por muchas que hubiera quitado en su trabajo nunca era algo fácil, quizás por eso su psycho-pass aún se mantenía limpio pero no quería decir que nunca pudiera volverse un ejecutor, había escuchado de algunos ejecutores que en otro tiempo habían sido inspectores, historias como esa se las contaba a menudo su tío, por eso mismo, al morir su primo Lu Ten, su tío Iroh había decidio someterse a terapia y retirarse del ejercicio policial para mantener su psycho-pass limpio, a Zuko no le pareció raro con lo fácil que parecía en su familia que el psycho-pass se volviera turbio. Tal vez algún día tendría que tomar esa decisión.

Pero ese día aún no había llegado.

Zuko iba corriendo detrás del Mantilla, parecía que estaba yendo a avisar a su compañero criminal, entonces por un momento no los encontraba, lo había seguido al siguiente piso pero sin ver a ninguno de los dos, ni siquiera un rastro de sangre o la presencia de la ejecutora por lo que subió al siguiente nivel, conforme llegaba comenzó a oír ruidos, apuró los pasos porque estaba preocupado de que le hubiera pasado algo a la ejecutora, vale que era el perro de caza, pero le costaba encajarla en ese concepto porque parecía una chica tierna e inofensiva que no había visto la sangre en su vida, llegó en ese momento cuándo se encontró a la chica apuntando a una persona a la que no conocía pero que tranquilamente podía ser el rehén del Mantilla o el supuesto compañero.

Él se acercó allí oyéndole gritar que se hiciera a un lado y de pronto ¡zas! le disparó dejando una enorme cantidad de sangre por la estancia, Zuko se quedó sorprendido porque tenía esa imagen de inocencia de ella pese a ser una ejecutora nunca se hubiera creído que fuera capaz de disparar, por un momento se quedó con algo de miedo porque ella aparentase tan distinta y que resultara ser justo lo que le habían dicho, aprovechando ese momento de distracción que tuvo Zuko al observarla, el Mantilla se acercó por la espalda atacándole con el cuchillo.

-¡Borrego! ¡Que no estás a lo que estás! ¡Vergüenza de inspector!

Pese a que intentó matarlo con la cuchillada se giró, de forma que en lugar de clavarle el cuchillo le rozó en el hombro dejándole una herida leve y Mantilla salió corriendo de nuevo, Zuko recibió el daño pensando que la cuchillada había sido grave pero apenas se dió cuenta de que sólo era un rasguño, bien podía conseguirlo, pero que había sido ese momento de quedarse pasmado mirando la sangre le había casi regalado la oportunidad de escapar a Mantilla, se riñó así mismo, el criminal había tenido razón de haberse burlado de él porque a pesar de ser un inspector no estaba haciendo bien su trabajo, tenía que centrarse incluso cuándo alguien le ataca, acuchilla o dispara, se supone que ese era su trabajo y debía adaptarse a ello.

-Debemos seguir, esto aún no ha terminado.-dijo con voz ronca.

Era el momento de cumplir con su trabajo, no permitir que aquel hombre siguiera matando a la gente, ya tenían dos cadáveres, había sido un fallo terrible para él cuya meta era proteger a la gente y hacer cumplir las leyes.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 02, 2013 11:55 pm

Daun observó hacia el inspector, la sensación tranquilizadora se había ido esfumando al ver el rostro del inspector que había presenciado su primera ejecución por parte de ella, quería explicarse, decirle que era la primera vez que mataba, que nunca antes lo había hecho y que no había sido una decisión fácil pero no lo hizo.

No podía articular nada coherente.

Todo pasó muy rápido, tanto que apenas pudo alterar el gesto cuándo Mantilla apareció repentinamente gritando. Le oyó gritando borrego y que era una vergüenza de inspector, ella corrió ante el forcejeo que mantenía con el inspector, nunca se le hizo tan largo tan pocos metros.

-¡Quieto!-dijo imperativamente.

Alzó el dominator contra el mantilla contra él, pero eso no lo detuvo, sintió algo raro, no en sí de ver el ataque, ella acababa de matar, el caso es que....se le produjo un nudo en el pecho, era una dolencia difícil de explicar, porque no sabía por qué tenía que afectarle que el inspector estuviera fuera herido. Lamentablemente el movimiento causado por forcejeo y el acuchillamiento hizo que su Dominator cambiara al apuntarlo.

Coeficiente criminal por debajo de cincuenta. No es un objetivo para la ejecución, gatillo bloqueado.

Mantilla entonces aprovechó para escapar, todavía con el arma blanca en su mano, corrió hacia el inspector oyéndole hablar que debían seguir.

-Espere Inspector, déjeme ver eso-examinó el trazo de la cuchillada, la herida, no le tomó muchos minutos hacerlo, era un exercicio que conocía desde sus primeros andares.

Porque su abuelo la consideraba una niña lista por ello no podía hacer lo que haría cualquier otra niña, se sabía todo, cada fibra, cada célula, cada músculo, órgano, vena, arteria, hueso, un largo etc, si se lo propusiera podría hacer una operación a corazón abierto sin siquiera pestañear, esa herida por fortuna era leve. Sólo un vendaje, pero necesitaría limpieza y no tenía nada con lo que vendar, ni tenía tiempo para pedir un equipo médico, tendría que improvisar. Acomodó el arma en la parte de atrás, en el cinturón, se agarró la esquina de la blusa y comenzó a tirarla con fuerza hasta conseguir rasgarla, usó el pedazo para hacer presión y lo enrolló a modo de vendaje provisional.

-Procure ir dónde Shion apenas terminemos con esto, inspector. Esa herida necesita limpieza y muy seguramente una crema antibacterial para prevenir infecciones y que la sangre se pegue a la piel, por no hablar de un vendaje como es debido-volvió a tomar el arma-. Él no ha ido lejos.

Señaló el cuerpo del socio, luego el cadáver.

-Era el pasivo pero estaba matando, el socio entendía que podíamos cogerlo en cualquier momento, sabía que no podía engañar el dominator pero el otro en lugar de huir escaleras abajo, subió hacia arriba, no pretende huir. Hubiera huido si nos hubiera considerado una amenaza-le explicó al inspector-. Nos ha llamado inútiles, quiere dar una lección: Soy mejor que vosotros, he matado un inspector y a un ejecutor, mandad a alguien mejor, más inteligentes y capaces si es que existe, es un narcisista. Le gusta sentirse superior, no va a marcharse hasta matarnos y demostrar que es mejor que nosotros.

Terminó la explicación conforme iba subiendo las escaleras hacia el siguiente nivel, probablemente el último del edificio, al subir las escaleras hacia arriba y llegar a la siguiente estancia contempló a Mantilla sentado en el único sillón que quedaba, un sillón zarrapastroso con algún muelle suelto, pero ahí estaba el criminal sentado como un rey jugueteando con el cuchillo como si el resto del mundo fuera mierda.

Daun volvió a apuntarle.

Coeficiente criminal por encima de 300. Un objetivo del departamento de Investigación Criminal. Seguridad liberada.

Por favor, apunta con cuidado e intenta poner bajo control al objetivo.


-Bueno, bueno al final llegan los borregos mentales-se quedó mirándoles-. No he podido evitar quedarme a escuchar lo que decías y, ¡te has quedado corta! ¡Evidentemente soy mucho mejor que vosotros! ¡Esto es una lección para la Oficina Pública que no tienen ni idea a la hora de dar la placa! ¡¿En serio sois personas que sacaron la puntuación más alta para ser inspector?!-rió-. Bueno, tú no, tú eres un perro, así que no te tendré en cuenta. Lo que quiero decir: Estoy por encima de vosotros, si yo escogiera los inspectores sólo sería lo mejor de lo mejor, les dejaría perseguirme nada más que por reto, porque jamás conseguirían coger a alguien tan increíble cómo yo. Soy mejor incluso que el propio Sybil.

Daun lo miró extrañada, manda narices que el tipo viniera con ansias de superioridad, que quién sabía a qué se dedicaba, ¿cómo se atrevía? Zuko era alguien inteligente, la Oficina de Seguridad Pública sólo acogía a aquellos que sacaban la máxima puntuación en el examen de la universidad de formación, no vale ninguna puntuación ni por dos décimas, sólo lo mejor, en cuánto a ella....en ese sentido no le quedaba más que darle la razón, ella sólo era el perro de caza, alguien no humano, no pudo seguir con su educación, tan sólo la continuó de forma autodidacta, no sabía cuál hubiera sido su puntuación, pero.....

Apretó los dientes con fuerza, pese a que sus ojos brillaban con el cyan y el dominator estaba abierto diciéndole que podía disparar, la única razón que le impedía pegarle un tiro a la frente y convertirlo en una masa sanguinolenta era la presencia del inspector Zuko, después de su anterior expresión no había sido capaz de cumplir con su deber, le daba igual lo de quedarse sin sueldo, no dispararía hasta que él se lo ordenara o si volvía a estar en peligro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 03, 2013 3:53 am

Cuándo ella se le puso a vendar la herida, Zuko se sintió confuso porque acababa de verla disparar fríamente a un hombre, sin embargo, seguía aparentando muy dulce y preocupada por él, además de que tenía conocimientos de medicina, aparentemente sólo de primeros auxilios pero quién le decía que no sabía más, después de todo no la conocía aún. Después de eso la chica le explicó ciertas observaciones que habí hecho de Mantilla, ella creía que él no había huido sino que se había subido a los otros pisos para demostrar que es superior a ellos, efectivamente se lo habían encontrado en el piso de arriba sentado en un sillón.

Después de todo lo que él dijo de forma presuntuosa, Zuko comenzó a irritarse y levantó la pistola apuntándole, Mantilla empezó a reírse.

-No tienes para apuntar el gatillo, por eso sé que voy a ganar y el perro que llevas contigo tampoco va a disparar porque está esperano a que des el visto bueno porque no quiere que la veas como el monstruo que es, no es más que otra inútil que no sabe hacer el trabajo de un perro, pero tu aún eres más inútil-rió.

Zuko tenía el dedo apretando ya el gatillo pero sin llegar a disparar, él sabía que el dominator estaba en modo letal porque ese hombre era una amenaza y no se podía recuperar, aún así pese a haberlo hecho muchas veces, siempre le costaba apretar el gatillo mirando a una persona a la cara, incluso si esa persona no tiene modo de recuperarse, él siempre creía que debía haber una solución.

Mantilla se rió a viva carcajada.

-¡No lo has hecho! ¡Realmente eres un inútil! -dijo-. Te voy a decir lo que voy a hacer y tú no lo vas a impedir, lo que va a pasar es que tú vas a seguir ahí, planteándote si disparar o no disparar por tu estúpida creencia en si está bien o no quitar una vida y mientras me vas a dar tiempo para acercarme y quitarte el arma y dispararle a tu perro y todo por tu puta incompetencia, ¿Sabes? Eso ha hecho que me convirtiera en lo que soy ahora, el ver como la sociedad permite llegar a inútiles a altos puestos como tú que están muy por debajo que debería dar a alguien como tú, alguien con mejores formas, que sepa hacer las cosas, porque yo podía tener más de tres trabajos pero esta mierda de sistema no lo admite, yo quería ser médico pero la puntuación sólo me dejó como profesor-empezó a enfadarse-. Yo sirvo para ser médico, ¡los test están equivocados! ¡Los hice en casa luego! Y ¿sabes que es lo que más me repatea? Que alguien de mi extraordinaria inteligencia tenga que darle clases a alguien como tú para que luego cojáis un puesto de trabajo que no mereceis, si pudiera suspendería a todos, ¡sólo yo merezco aprobar!

-Se le está yendo la olla.....-susurra Zuko viendo los desvaríos del hombre.

-Fue entonces cuándo me encontré con Rekio....él me intentó usar como títere para los asesinatos que no era capaz de hacer, pero te diré algo: yo estaba por encima de él, hacía lo que no es capaz de hacer, esta sociedad limita a los verdaderos genios, ¿qué es lo que más importa en una sociedad? ¿quieres que te lo diga?-saca el cuchillo-. Lo que más importa es esto.

-¿Un cuchillo? ¿Eso es lo que más te importa?

-Eres tan estúpido....lo que más importa es el poder, el poder sobre los otros, ¿y qué mayor poder hay que quitarle la vida a alguien? Eso hace que esté por encima de toda la cadena evolutiva, soy superior a todo el mundo, ¡los test se equivocan!

Y de golpe soltó el cuchillo.

-Te voy a demostrar porque estoy por encima de ti-se empezó a reír otra vez dando un paso hacia Zuko.

Se le acercó sin armas poniéndole la frente en el dominator.

-Vamos, demuéstrame que me equivoco, sino eres capaz lo haré yo pero no conmigo-apretó la frente contra el dominator-. ¡Vamos! ¡Hazlo gallina! ¿Qué? Seguro que te duele mucho la herida del hombro, no tienes ni la mínima intención de apretar el gatillo.

Zuko pensaba que esa persona era repulsiva, seguía mirándole a los ojos y no era capaz de decidirse, su instinto primario le pedía disparar ya, pero sabía que luego iba a sentirse mal e iba tener que hacer terapia, pero ese hombre le estaba pidiendo que lo hiciera, literalmente le estaba gritando eso, después de haberlo insultado y acuchillado.

-En cierto modo tengo que darle las gracias al sistema, a pesar de que esa puntuación que me dieron estaba por debajo de mi potencial, el que me pusieran como profesor, ha permitido que individuos como tú ocuparan altos puestos en la sociedad....algo que....

Mantilla no terminó, Zuko le dió un golpe con la culata del Dominator en su cabeza, él tío acabó en el suelo inmóvil y sangrando.

-¿Por qué no te callas?

Parecía que aquel hombre estaba fuera de combate y él se giró hacia Daun.

-Ya está. No hagas nada, realmente es una persona odiosa pero no quiero que te manches las manos más de lo que has hecho.

Zuko se sentía un poco confuso con lo que decía porque un inspector no debía decirle eso a un ejecutor, porque sino era capaz de hacerlo, el ejecutor debía ocuparse del criminal y él debía darle la orden, pero eso no dejaba de ser un asesinato a pesar de que lo hiciera otra persona y estuviera amparado por la ley y él ya lo hubiera hecho, pero todas y cada una de las veces le habían pasado factura con el tiempo, había ido a terapia y sus niveles se estabilizaron, su psycho-pass seguía tan claro como el día, pero aún así sentía un resquicio de temor de convertirse en alguien como él. Mientras pensaba en eso se agachó para mirar más de cerca al noqueado del que se debían ocupar, como esperando que el problema se resolviera por si mismo pero en el fondo sabía que debía hacer algo, así que cogió el Dominator y le dijo a Daun:

-No te obligaré a hacerlo tú.

En ese mismo instante aquel hombre que parecía estar noqueado, a toda prisa le agarró la mano a Zuko arrancándole el Dominator de sus dedos y dándole una patada echándolo atrás, luego cogió y apuntó a Daun comenzando a reírse.

-¡Realmente eres un inútil! Por culpa de tu ineptitud ahora eres culpable de otro asesinato más-y presionó el gatillo.

Las luces del dominator se volvieron rojas debido a que era un usuario no autorizado, de hecho aquello mismo debia estar escuchando Mantilla en esos instantes.

-¡¿Qué cojones es esta mierda?!

Lo siguiente que hizo fue tirar el Dominator a Daun para aturdirla y se fue corriendo por el cuchillo pero Zuko estaba más cerca del cuchillo y saltó hacia él por lo tanto Zuko agarró el cuchillo y Mantilla se le echó encima, le intentó agarrar para quitarle el cuchillo, Zuko trató de quitarle el cuchilo pero Mantilla le agarró las manos intentándose zafar como podía diciéndole:

-¡Eres un cabrón con suerte! ¡El sistema de seguridad de tu pistolita te ha salvado la vida! ¡Sigues estando muy debajo! ¡Aún no has ganado y nunca me ganaras porque la escoria como tú es perdedora por naturaleza!

-Mierda....-masculló Zuko.

Zuko empezaba a echarse tratando de colocarse de espaldas a Daun.

Dispara!

-¿Qué dices?!

-¡¡Disparále ya!!-gritó más alto Zuko.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 03, 2013 5:20 am

Daun al oír a Zuko caminó con pasos ligeros hacia el forcejo, agarró los dos dominator con la mano y los juntó para golpearle con todo el alma a Mantilla para lanzarlo a unos metros.

-Aquí tiene, inspector Zuko-y le devolvió el Dominator.

Ella se puso en camino hacia Mantilla quién no dejaba de murmurar que eran basuras y riéndose porque ella había desobedecido y no había disparado, pero apenas decía aquello tratando de ponerse de pie, Daun le golpeó con el pie en la cara haciéndolo caer otra vez, le puso el pie sobre la boca para que se callase, notó las manos de Mantilla agarrándose con fiereza a su pierna, arañándola y tratando de apartarla.

-Primero, debo disculparme inspector Zuko-le dijo mirándole con sentido arrepentimiento-. Pero antes de acatar sus órdenes debo hacer esto.

Luego de decirle aquello al inspector quitó el pie de la boca de Mantilla pero antes de que dijera algo le arreo una patada en el torso con fuerza haciendo que el otro se doblara de dolor.

-Claro que te duele, claro que sí, te acabó de meter una patada en el hígado, pero no vas a decir nada porque ahora soy yo quién tiene que hablar que tú ya te has desahogado-comentó respirando hondo-. Primero: Hay que ser estúpido...pero ya estúpido del todo para no saber que el Dominator sólo funcionan con personal autorizado, que es cultura general, segundo: hay que ser rematadamente idiota para tirarle el arma a una persona que fue entrenada en estas situaciones para coger la pistola al vuelo o para esquivarla sin apartar la vista del objetivo-sacudió la cabeza negativamente-. En serio, ¡tira el dominator por la ventana! ¡por el hueco de las escaleras! ¡por el vater si te da la gana pero NO se lo tires a alguien de la Oficina Pública! Lo vamos a agarrar, si para eso nos adiestran.

Al ver que quería hablar volvió a golpearle, esta vez empleando el Dominator para dar con más fuerza.

-En serio que me das una rabia....tendrías que aprender de los asesinos americanos, que esos matan así por la noche pero se conoce que luego llama a la oficina a las cinco de la mañana y te dice "Jaque en ocho", que te quedas así todo "no tengo ni idea de lo que ha dicho pero me ha puesto en su sitio", que vas ahí de genio pero todo lo que has hecho ha sido gritar y criticar, gritar y criticar, pero ellos aún dejan misterio, ¿Sabes lo que te quiero decir?-se encogió de hombros-. Yo que sé pero es que tú das pista muy obvias, es como si me dijeras "Donde caiga rajo lo que me toca", "soy Aníbal el caníbal, me como a este y cuento veinte" macho, que eres muy obvio para ser un asesino.

Daun lo miró de reojo viendo que este empezó a asustarse.

-Qué esa es otra, no eres ni siquiera un asesino en serie, cómo mucho múltiple y ni siquiera vas a salir para que te estudien los criminólogos-comentó ciertamente enfadada, si de por sí ella tenía un psycho-pass turbio, ese hombre le había sacado lo peor que tenía dentro-. Además....¿tú médico? ¿En serio crees que tú serías médico? -sacudió la cabeza ofendida-. Mi abuelo...era un médico respetado, te puedo asegurar que alguien como tú no tenía nivel ni para limpiar el suelo por el que él pisaba, vale. Vale que él acabó como un criminal latente intentando revivir gente y esas cosas pero hasta para eso valía más que tú que terminó con el coeficiente en quinientos y tú en tan sólo trescientos....manda narices....si eres una piltrafilla y nos llamas a nosotros inútiles.... ¿te crees tan listo? ¿Por qué no atacaste en un área pública a gente de clase media? ¿eh?-le miró fríamente-. Claro es muy fácil venir a dónde está abandonado y atacar a a gente tirada de aquí, pero a qué ¿no tendrías narices de tratar de a apuñalar a un hombre de tres metros todo musculado?

-¡Es que sois unos inút.......-pero Daun volvió a arrearle un zurriagazo* con el dominator.

-¿Inútiles? Mira la paliza que te acabo de meter y me sacas veinte años-lo miró de arriba abajo-. Y aparentemente treinta kilos más. Y ahora, cumpliendo las órdenes del inspector, te voy a volar la cabeza.

Coeficiente criminal por encima de 300. Un objetivo del departamento de Investigación Criminal. Seguridad liberada.

Por favor, apunta con cuidado e intenta poner bajo control al objetivo.

-No te atrever......

Daun apretó el gatillo, sintió la vibración recorrer su mano, el rayo láser o lo que fuere acertar en la frente del criminal haciendo que su cara empezara a llenarse de bultos, la enforcer retrocedió unos pasos de la inminente explosión corporal. Se quedó mirando como el cuerpo estalló dejando únicamente un amasijo de sangre, se sentía mejor, mucho mejor que cuándo acabó con Rekio, sabía que estaba mal, que no era muy inteligente emocionalmente que se sintiera bien matando a alguien, pero en esta ocasión no había sabido contenerse, todas esas cosas que había dicho la habían hecho enfadarse, odiaba que alguien como él hubiera estado libre tanto tiempo libre sin pasar por lo que ella pasó, sin remordimiento ni preocupación como le sucedía a ella.

Suspiró. Acababa de matar a dos personas, luego de considerarlo fríamente ya no se sentía exactamente bien, sin embargo tampoco mal en sí. Estaba dónde tenía que estar, como perro de caza, se alegraba de que Zuko le diera la orden porque al menos así tenía su consentimiento. No hay que engañarse. Ella hubiera disparado de todas formas, aún si tenían posibilidad de capturarlo mientras el Dominator permaneciera en modo letal lo hubiera aprovechado para volarle la cabeza nada más que para quedarse con la seguridad de que un monstruo ególatra como aquel no se convirtiera en enforcer.

Entonces se volvió hacia Zuko para ayudarlo, a medida que caminaba sentía que no sabía exactamente cómo se sentiría el inspector, temía enormemente que pudiera sentir algún tipo de rechazo hacia ella, era normal después de lo visto, lo que tenía que haber hecho era disparar y ya, pero no fue capaz de aguantarse, quizás estaba precisamente como ejecutora por haber aguantado demasiado tiempo, sin embargo en esta ocasión no, ese hombre le había tocado la fibra, primero por hablarle como le habló al inspector y luego por atreverse a decir que debería ser médico, jamás hubiera aceptado que alguien como él pudiera desenvolver un papel en el campo de medicina como lo hizo su abuelo en su momento, le parecía una falta de respeto gravísima para alguien de la talla de su abuelo quién había sido de los médicos más bondadosos y entregados a su trabajo que había visto nunca, durante cuarenta años desempeñó un sacrificado trabajo, que luego acabara como acabó era otra cosa, él había tenido intenciones buenas, en ningún caso lo había hecho con ánimo de vanagloriarse.

-Lamento no haber acatado la orden en un primer momento, inspector Zuko-se disculpó inclinándose sumamente apenada-. Espero que sepa perdonarme, ¿cómo se encuentra del hombro?-miró de reojo el lugar que había vendado-. Pronto estará completamente bien, aquí hemos terminado, podemos volver a la Oficina.

Echó a caminar tratando de no mirarle, no sabía por qué tenía que ser así con el recién conocido inspector, no sabía por qué no podía portarse de la misma forma cordial y amable que con los otros, ¿por qué tenía que sentirse tan extraña? Era el INSPECTOR. INSPECTOR. Ella era la perra de caza, Hound 5, Cani. ¿En qué pensaba? ¿Qué acaso después de tanto tiempo se interesaba en alguien? No...eso no podía ser, no podía estar interesada, vamos a ver. Ella.......ella....nunca se había interesado por nadie, ni en primaria ni en secundaria, nunca le gustó nadie, no porque se sintiera diferente a ellos o superior, simplemente nadie le había provocado ese sentimiento.

Después como estaba encerrada como criminal latente obviamente no había visto a un hombre sin descontar si se ponía a mirar a través de la puerta, lo que había en las otras celdas, pero nadie de allá le gustaba tampoco, además que eran criminales latentes, le daban miedo. Y entonces sale, interactua un poco con la gente, no siente nada, es incapaz de conectar emocionalmente con otras personas aunque no por ello dejaba de ser amable o dulce para con ellos.

Ahora tiene su primera misión como ejecutora sobre terreno, asignada definitivamente a un inspector, alguien que la trataría como un perro, lo ve por primera vez......

¡BUM!

Empieza a tener un montón de extraños sentimientos e impulsos, ella sabía que significaban, irremediablemente todas esas cosas no decían que estuviera enamorada de él, significaba que se sentía atraída. Era raro. Por más que supiera como eran las cosas, que él la trataría de esa forma-le sorprendió que no la tratase como le habían predicho-que por más que fuera un perro necesitaba una oportunidad.....

Su pelo negro....los ojos de color ámbar, la cicatriz, sus expresiones. Le daban continuos vuelcos en el pecho.

Era irremediable.

Zuko le atraía.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 04, 2013 7:46 pm

-No tienes que disculparte, el principal fallo aquí fue mío, no sé por qué no apreté el gatillo desde el principio y punto, pero siempre cuesta aún después de hacerlo tantas veces-Zuko se incorporó lentamente-. No te preocupes por la herida, se pondrá bien rápido, tal como has dicho antes, sólo necesitaré ir al médico.

Dicho esto, los dos habían comenzado su regreso, saliendo del edificio, Zuko se había fijado en que ella le había estado mirando de reojo, así que decidió decir algo para aliviar un poco el ambiente.

-No ha estado mal para una primera vez, pero la siguiente intentaré que vaya mejor la misión. No hace falta que te preocupes, además en el informe voy a hablar bien de ti.

ÉL había regresado en su coche, había puesto la conducción automática, se acomodó el cinturón con algo de molestia por la herida, el trayecto se le hizo relativamente corto, había ido mirando el paisaje y el tráfico hasta visualizar el edificio que era la Oficina de Seguridad pública, bajó del coche observando de reojo a los drones de la entrada, tendría que preparar más tarde el informe de lo sucedido, comenzó su recorrido hacia dónde se encontraba la doctora Shion, normalmente lo suyo era ir al otro lado y quedarse a esperar, la medicina era a estas alturas muy distinta a lo que era hacía tiempo, suspiró. Una vez en el médico efectivamente , la doctora Shion, le había limpiado la herida, echado la crema antibacterial y le había puesto una venda mejor que el pedazo de blusa de Daun, el inspector había estado mirando de reojo en lo que la había acompañado a su habitación, sabía que los ejecutores no podían ir solos, claro que esto era en el ámbito exterior, pero...no sabía muy bien por qué, había decidio ir a acompañarla, se asomó con algo de curiosidad viendo como la tenía, observando cada detalle.

-Buen trabajo. Para otra que nos llamen ya te aviso y si por alguna cosa tienes que ir a algún lugar puedes decírmelo.-le dijo, no estaba seguro de si ella era consciente de ello o no pero nunca estaba demás decírselo.

Estaba viendo de reojo lo que había en la habitación pero no quería parecer un fisgón así que miraba de reojo, intentando que ella no lo viera como un entrometido o incluso un pervertido, nunca se sabe cuándo un hombre se pone a buscar bragas, de repente le empezaron a crujir las tripas en claro síntoma de hambre, le habían avisado del caso poco antes de que él tuviera pensado ir a comer, así que con el tiempo se le había acumulado un hambre bastante grande.

-Jo...tengo hambre....-murmuró-. No me apetece ir hasta casa y ponerme a hacer de comer, podría ir hasta la cafetería de la cocina, te invitaré si quieres venir.

Se puso en marcha hacia el lugar, la comida que se tomaba en el comedor de la cafetería no solía estar muy hecha con los ingredientes, estaba pre hecha para comer, cómo solía ser en todas partes a la orden del día muy poca gente usaba ya alimentos para preparar un plato por su propia cuenta cuándo podía coges un plato parisino, coreano, inglés o alemán por un determinado precio y con un sabor muy mejorado.

Zuko estaba disfrutando bastante de la comida, quizás no tanto por el sabor como por la compañía, era muy consciente de que se sentía bien, normalmente después de un caso dónde tenían que acabar con alguien él se sentía algo jodido, le sorprendía que en este caso también le había molestado, por otra parte mientras estaba comiendo sentía como si todo estuviera bien, no sentía la típica ansiedad y tristeza que le corroía normalmente cuándo terminaba un caso, no sabía exactamente si tenía que ver con ella o si es que Zuko se había adaptado algo mejor a su trabajo de lo que él pensaba, pero lo que estaba claro es que se sentía más que mejor de lo que solía encontrarse.

Simplemente al poco dejó de preguntarse eso y decidió simplemente ponerse a hablar con quién le estaba acompañando que, aunque le habían dicho que pensara en ella como un perro y él mismo la había visto haciendo su trabajo, la impresión en general que se había llevado de Daun era buena y era alguien a quién quería conocer.

-Oye....antes....te oía hablar de tu abuelo...y no quiero molestar pero...si no te importa...¿qué es lo que pasó exactamente? He visto que tienes muchos libros de medicina, ¿son de él o tú ibas a estudiar en el examen de formación para ser médico?

Él había oído algún rumor que le sonaba y que tal vez tenía que ver con eso, pero esperaba que no le molestara hablar de ello, si era el caso que él creía fue un caso que había creado mucha controversia, por ser causado por el padre de un inspector, entonces eso significaba que era la hija del inspector pero no tenía el mismo apellido que él y eso le parecía cuánto menos curioso.

Pensando sobre eso, empezó a pensar que cuándo se la asignaron había echado un ojo a su informe, Daun era alguien que había sido metida en su adolescencia en la celda debido a su turbio psycho-pass imposible de recuperar a un nivel claro, fue poco más que eso lo que leyó, bueno, eso y que alguien la había recomendado como ejecutora, parecía más que probable que fuera su hija, tal vez lo del apellido fuera cosa de su padre por lo que pudiera decir la gente al ser su hija una ejecutora, pero él no hurgaría en esa herida porque no quería tocar un tema que pudiera molestarla.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 06, 2013 12:28 am

La vuelta en el furgón se le había hecho muy larga, mirando a un lado y en otro dentro del lugar mucho más inquieto que en el viaje de ida a la misión, claro, en el anterior viaje había estado pensando en cómo sería su primera vez con el dominator y si sería capaz de cumplir las órdenes hasta la últimas consecuencias, pero ahora se encontraba pensando en la herida del inspector, en si realmente había anudado bien el vendaje y si todavía le sangraba, le temblaron un poco los dedos, llegaría bien, ¿verdad?

Cerró los ojos apoyando la cabeza contra la pared del furgón como había hecho anteriormente. Frunció el ceño, no podía dejar de ver los bultos previos a la explosión sanguinolento, se estremeció y las arcadas subieron desde su estómago, aún sin estar en la escena del crimen le parecía estar oliendo la sangre, abrió los ojos encontrándose con el interior del furgón, todavía sentía las arcadas.

Un constante sube y baja.

Sube y baja.

Giro a la izquierda, sube y baja.

Giro a la derecha, sube y baja.

Abrió la boca para respirar por la boca tratando de pausar las náuseas.

Y por fin el furgón paraba, salió al interior del parking de la Oficina subiendo por las escaleras hacia la entrada para esperar por el inspector Zuko, apenas este apareció caminó a su lado viendo que se dirigía a la enfermería, anteriormente él le había dicho que hablaría bien de ella en el informe, eso no le había preocupado, pero al menos eso quería decir que si le decía eso es que no había reparado en que ella.....era un alivio, o eso, o no se lo había tomado en cuenta. Fuera como fuera se sentía agradecida de que no se hablara, mientras no entendiera por qué Zuko le atraía no podía solucionarlo, estudiaría en su libro buscando algo, así que mientras se cruzaba de brazos mientras la doctora Shion hacía lo debido con la herida del inspector Zuko, una vez la doctora hizo lo que debía y ella pudo comprobar así que él estaba bien decidió dirigirse a su habitación, suponía que él haría entonces el informe.

Le sorprendió comprobar que él la acompañaba, no entendía muy bien como funcionaba aún el ámbito de los inspectores para con los que era como ella, sabía con seguridad que si necesitaba ir para fuera tendría que ir acompañada del inspector pero pensaba que dentro de la oficina tendría algo más de libre albedrío. Pasó la pulsera por el mecanismo de la puerta haciendo que se abriera, estaba algo adornada, aún no mucho pero tenía ya algunas cosas, como los libros de medicina que llevaban una estantería de seis plantas, los otros libros aún apenas llegaban a cubrir los dos primeros instantes pero ya había conseguido comida y material de cocina para cocinar a su aire, además de algún sofá, se metió dentro hacia dónde estaba la cama y se quitó la chaqueta, aflojó la corbata y se quitó la blusa rota para desecharla y ponerse otra, al salir fuera se encontró con que el inspector estaba ahí mirando un poco todo, se sonrojó fugazmente preguntándose si le habría visto algo. Pero antes de que pudiera decir nada el inspector se quejó del hambre que tenía y le dijo que la invitaba a comer.

Daun ladeó la cabeza buscando esconder el sonrojo y caminó en silencio con él hacia el comedor de la Oficina de Seguridad Pública, podía haberse negado pero sólo no pensó, sus pies se movieron solos hasta ponerse a caminar al lado del inspector, se habían ido cruzando con algún otro inspector y otros ejecutores, memorizaba las caras con facilidad, sólo necesitaba un nombre al que asociarlos, miró todo el camino, los enrevesados pasillos blancos, las puertas de cristal, los drones, el pulido suelo por el que casi se resbala hasta llegar al comedor, no eran los únicos ya había varia gente cenando, sin el abrigo no podía distinguir quienes eran ejecutores y quienes inspectores, así que sólo sirvió la comida sentándose frente al inspector Zuko.

-Qué aproveche-dijo tomando el tenedor para empezar a comer.

Estaba bastante acostumbrada a ese tipo de comida, cuándo su madre vivía solía hacer comida de verdad y se tomaba su tiempo en enseñarle a ella como hacerlo, después lo había tenido que hacer por su cuenta pero desde que estaba encerrada se limitaba a comer lo que le daban. Le privaban de tantas cosas......

Apretó el tenedor, miró al inspector Zuko tomar su comida, empezó a sentirse mucho más tranquila, volvió la vista a su plato empezando a masticar la verdura, cuándo él le hizo una pregunta que no se esperaba. Apretó el tenedor en su mano, había sido descuidada, se había sentido tan enfadada por lo dicho por Mantilla que no había medido sus palabras, ¿qué le decía? No quería mentir pero tampoco había compartido lo sucedido con nadie excepto en el momento que había ido a terapia y no fue muy bien. Después no había vuelto a hablar con nadie de lo sucedido, pero.....era el inspector......entrecerró los ojos. ¿Qué era lo correcto?

Se mordió el labio no quería tener que decirlo aunque algo muy dentro de ella le estaba diciendo que confiase en Zuko, que no pasaría nada malo si se lo decía, la otra parte de ella, más sabia, decía que no tenía nada de malo desahogarse, sólo debía medir bien con quién.

"Sólo esta vez......sólo esta vez....." pensó Daun suspirando.

-.....No es......un tema muy agradable......-masculló por lo bajo, únicamente lo bastante alto para que él la escuchara-. Mi abuelo tenía un psycho-pass muy limpio, era un médico muy respetado y con gran vocación pro ayudar a la gente.

Removió un poco su comida con cierta desgana. Era un tema difícil de tratar.

-Considerando que es el inspector hablaré de ello....pero no es algo muy cómodo de contar-volvió a hablar tratando de no sonar tensa-........a raíz del asesinato de mi hermano y mi madre mi abuelo se obcecó en tratar de revivir a la gente....pero acabó haciendo algo...mmm no muy bueno. La gente se volvía violenta con un psycho-pass demasiado oscuro para ser recuperado, se atacaban entre ellos y se mordían, mi abuelo terminó siendo mordido también....yo me salvé por un poco, mi padre entró con su unidad y tuvo que....acabar con todo.

Apretó más fuerte el tenedor, hasta que sus nudillos se volvieron blancos.

-No tenía malas intenciones....sólo.....no salieron tal como se esperaba...y mi coeficiente criminal que ya estaba agraviado por lo sucedido con mi madre y mi hermano......-apretó un poco los dientes antes de seguir, en cierto modo le aliviaba-. ....ahm....sólo se enturbió hasta un nivel ya no recuperable y con catorce años acabé aquí dentro....

Se metió un bocado en la boca masticándolo, como si aquello le ayudara a digerir lo que hablaba, tragó lentamente.

-Fue un caso famoso por ser el padre de un inspector, sí, el inspector obviamente es mi padre pero no uso el mismo apellido.....no es cosa suya sino mía, eso es todo-dijo de forma cortante dando por finalizada la historia.

Experimentaba una carga menos, como si se hubiera quitado un gran peso de encima, pudiera ser que no fuera tan malo decir lo que pasó, puede que tal vez eso la dejara más estable que quedarse rodeada de una pared blanca, se preguntó si su padre hubiera pensado en ello, tal vez él confiaba en permanecer en la misma unidad o que por lo menos le tocase alguien como Zuko, se sintió un poco mejor al pensar en ello.

Miró de reojo a Zuko mientras este comía y de pronto se le ocurrió preguntar algo.

-......Eh......bueno.......-titubeó un poco-. No sé si está bien que lo pregunte pero, ¿cómo se hizo la cicatriz en su cara?

Tal vez era algo muy íntimo, pero lo suyo también lo era, quería un poco de justicia poética, ya que ella había hablado parte de lo suyo, quería un "toma y dame" y esperaba que el inspector fuera sincero.

Se lo debía.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 06, 2013 1:07 am

Zuko escuchaba atentamente la historia que ella le estuvo contando.

-Lo siento, no debí preguntarlo, es algo muy personal tuyo-le dijo algo apenado-. Te guardaré el secreto. Supongo que habrás sufrido mucho por eso.

Él la miraba mientras ella hablaba, escuchaba lo que decía pero en algún momento se quedaba mirando a los labios pero que en ese momento le pareció que ella estaba preguntándole algo, fue en ese momento que Zuko volvió a la realidad y la miró dándose cuenta de que le preguntaba por la cicatriz de su cara. Más que por el aturdimiento de la pregunta lo que hizo que se pusiera así lo sorprendió con eso mientras que él estaba flipando sólo medio pasmado y tenía miedo de que Daun le hubiera preguntado algo antes y que él no se hubiera dado cuenta, o que ella se hubiera dado cuenta de que él le había mirado mucho para la boca y tenía miedo de que Daun se hubiera enterado, así que después de estar un rato medio sin saber qué decir decidió decirle cómo se la hizo.

-......No hay mucho para contar me la hizo mi padre cuándo tenía catorce años y me encontraba durmiendo, pero no lo supe hasta fui más mayor...

Luego de hablar aquello no mediaron más palabra y terminaron de comer, decidió que volvería a acompañarla de vuelta a su habitación, mientras iba acompañándola la iba mirando de reojo pensando sin querer en lo que vió antes cuándo ella fue a su cuarto, él se había asomado previamente con curiosidad y cuándo se asomó más la había visto sin querer en sujetador pero ella no se dió cuenta, para no ir callado ni volver a pensar en ello, le habló de su tío Iroh que también era inspector, bueno, en otro tiempo ya que se encontraba jubilado tras la muerte de su hijo que era primo de Zuko y habia sido inspector.

-Iroh me crió como si fuera mi hijo, fue mi gran referente para aprender a ser inspector, todo lo que debía saber para ser como él-explicaba con mucha admiración hasta que llegó a una parte algo más vergonzosa-. Él solía ir de juerga con los ejecutores y trataba de ligar con una de ellos, unos treinta años más joven, creo que se llamaba June, era muy agresiva....pero no sé por qué a mi tío le ponía mucho, bueno...pese a eso, mi tío era y es una persona muy respetable quién consiguió muchos logros a lo largo de su carrera. Además es una persona muy fuerte, él estaba más entrenado físicamente incluso más que algunos ejecutores, algunos decían que mi tío Iroh él sólo equivalía a un ejército pero bueno, siempre fue un hombre muy pacífico y agradable, con mucho humor, incluso quizás se tomaba las cosas con mucha relajación....igual demasiada-dijo meditativamente-. Se pasaba muchas horas tomando té y baños....una vez montó un grupo musical con sus ejecutores, alguna vez me pidió que me uniera al grupo.....pensó que se me daba muy bien tocar el cuerno y que seguro que estaba bien en la banda....pero me negué por vergüenza y porque no me parecía muy serio para estar con los ejecutores.

Zuko emitió un largo suspiro.

-Supongo que era su forma de relajarse en el trabajo.

Se quedó callado un momento.

-Eh...igual te estoy aburriendo...a veces me pongo a hablar-volvió a quedarse callado, pensando otra vez si ella se habría dado cuenta de que estaba mirando mucho para ella.

Le pareció alguien muy guapa, aunque podía verse influido al ver sin querer como se cambiaba. Zuko empezó a ponerse sumamente rojo. Entonces llegaron a la habitación.

-Ha...sido un gusto trabajar contigo, nos veremos-dijo algo azorado.

Dudó un momento si debía darle dos besos o no pero al final fue sólo un estrechamiento de manos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 06, 2013 9:27 pm

Supongo que habrás sufrido mucho por eso.

Eso no llegaba ni de lejos a cómo se sentía. Ni lo turbio que era su psycho-pass. No sabía como expresarlo, ni quería decir que acababa de compartir algo muy íntimo porque....no quería hacerse ver vulnerable y menos después de haber reventado a dos criminales con el dominator, no tenía razón de ser que un ejecutor diera pena, ya se martirizaba ella bastante. De todas formas, lo veía compensado al ver que el inspector había comenzado a explicarle lo de su cicatriz, al parecer era cosa de su padre, eso la dejó bastante descolocada no pensó que un padre pudiera dañar a su hijo físicamente, entendía que no todos los referentes paternos podían ser cómo los que ella tenía pero aún con todo lo visto, se sorprendió bastante con ese dato.

Apenas él terminó su historia no supo qué decir, así que los dos permanecieron en silencio continuando con su comida, no sabía qué decir y se había decidido por mantenerse en silencio y continuar comiendo, sintió una comezón, una sensación extraña olvidada hacía mucho tiempo.

Empatía.

Frunció el ceño, trató de relevar esa sensación otra vez a lo más profundo de su cerebro, apenas terminó retiró su plato.

-Gracias por haberme invitado inspector Zuko-agradeció y se dispuso a regresar a su habitación.

Sin embargo, Zuko empezó a acompañarla nuevamente hacia la habitación,a medio del camino escuchó que el empezaba a hablarle, no tenso como ella, parecía que le relajase, le pareció incluso que tenía cierto matiz orgulloso en sus palabras, un pariente, su tío Iroh, le escuchó todo lo que hablaba sobre él, un hombre increíble, podía entender por qué Zuko hablaba de él con tanta admiración, la misma que ella sentía por su abuelo y su padre, aunque esa parte de ella aún no había desaparecido, tal vez era el único vestigio de humana sana que le quedaba y por ello lo escondía con tanto celo, no lo sabía claramente. Se quedó mirando los ojos de color ámbar de Zuko mientras este hablaba. Eran....bonitos.

Se veía tan tierno hablando así de él.

-No, no me aburre-dijo desviando la mirada, joder, se había quedado medio tonta-. Por todo lo que me cuenta su tío es absolutamente increíble, es un buen referente.

Parecía tan desinhibido hablando de su tío con tanta confianza, como si no le molestara compartir algo tan suyo con otra persona.....eh...¿persona? Se mordió la lengua, perro de caza. Se preguntó cómo conseguía compartir esas cosas tan íntimas cuándo ella era incapaz de establecer ningún vínculo ni compartir nada tan profundo sino era obligatorio, ¿Eso en qué la convertía? ¿En un pedazo de hielo? ¿En alguien antisocial? Vale, se entendía que ya estaba al margen de la sociedad por su condición de ejecutora pero...se sentía tan.....

.....sola.

Paró sus pensamientos al oír a Zuko, al parecer estaban ya frente a su habitación, esta vez el trayecto se le había hecho muy corto, no sabía que su impresión de las distancias podía cambiarse según estuviera de cómoda.

Necesitaba comprarse un libro de psicología.

-Gracias, inspector. Para mí también fue grato trabajar con usted-dijo oyendo sus palabras.

¿Estaba........rojo? Se le quedó mirando cerciorándose de que en verdad estaba sonrojado y no se lo imaginaba, ¿por qué razón se dilatarían los pequeños vasos capilares de sus mejillas? ¿Fiebre? No, así no funcionaba, de todas formas....sentía algo de curiosidad. "No te quedes mirándole tanto......pensará que tienes cara de tonta...." pensó desviando la mirada, él parecía dudar algo pero no llegó a expresarlo así que estiró la mano estrechando su mano.

Así que ella mostró su pulsera en la ranura de la habitación, después de ser autentificada la puerta se deslizó rápidamente, echó un último vistazo al inspector haciendo un asentimiento con la cabeza, se notaba acalorada y eso que su blusa era de manga corta y no llevaba el abrigo, bajó la escalera dirigiéndose hacia e dormitorio mientras se aflojaba la corbata, se quedó mirando al espejo de su habitación.

¡¿Qué?!

Estaba sonrojada. ¿P-Por qué? Apretó con las manos sus mejillas buscando detener aquella situación pero de ninguna manera podía parar a sus pequeños capilares, ¿por qué narices estaba así? ¿Qué influía en ella?

-Bueno....ya se quitará.....-susurró algo desconcertada empezando a desnudarse.

Tomó el pijama de debajo de la almohada vistiéndose y se fue a cepillar los dientes para posteriormente acostarse en la cama. Ese Zuko....Cerró los ojos.

-Es un mundo extraño-volvió a murmurar-. De lo más extraño....

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Mundo extraño [Priv. Zuko]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.